¡Llegó el momento de ir al jardín!

Tu pequeño está creciendo, y con ello vienen infinidades de cambios y experiencias que harán de tu hijo una personita social e independiente, fortaleciendo los valores y enseñanzas que ya has comenzado en casa.

Relacionados: Niños bilingües son más creativos e independientes

Ver más: Motiva a tus hijos para el back to school

Esta nueva etapa viene cargada de ansiedad, y en algunos casos miedo por lo desconocido. Por eso, te damos algunos consejos que harán mucho más fácil  la ida al jardín escolar por primera vez.

Hablar del tema. Lo ideal es comenzar a hablarles sobre el jardín de infantes unas semanas antes del inicio escolar.  Contarles las actividades que van a hacer, cómo va a ser su día, siempre tratando de marcar lo positivo  de esta nueva etapa de su vida y respondiendo a todas sus inquietudes.

El cambio de rutina. Durante las semanas previas puedes empezar con una rutina que se parezca a la que va a tener tu pequeño cuando vaya al jardín. Acostarlo temprano, cómo si al otro día se tuviera que levantar en el horario para ir al jardín. Lo despertamos, lo arreglamos y a desayunar todos juntos.

Publicidad

Enseñarle a compartir. Durante los días previos, explícale la importancia de compartir sus cosas con los otros y pedir permiso antes de tomar las cosas de los demás. ¡Ojo! Es un proceso que se va dando de a poco y depende de la maduración de cada pequeño y no lo podemos apurar.

Actividades para ir practicando. Sacarse y ponerse los zapatos, colocarse un abrigo, ir al baño solo… Si ves que tu hijo está preparado para realizar ciertas actividades, pero no tiene el hábito, puedes comenzar un par de semanas antes del inicio de clases a practicarlas para que, poco a poco las vaya incorporando.

El tiempo de adaptación al jardín. El tiempo de adaptación al jardín varía según cada pequeño. Por lo general les lleva de dos a tres semanas acostumbrarse al cambio.

El tiempo de adaptación se relaciona mucho con los hábitos de los chicos. Un nene que está acostumbrado a realizar muchas actividades durante el día y a pasar tiempo con muchos amigos, es más probable que se adapte mejor que uno que no lo hace.

“No quiero quedarme” y el adiós. Los primeros días, es muy común que los chicos sientan miedo de lo desconocido y no quieran quedarse solos en un lugar nuevo ya que esto implica separarse de mamá, papá o de la persona de confianza que los lleva.

Publicidad

Al principio cuesta, y no sólo al chico, a los papás también. Pero es importante despedirlos con una sonrisa, asegurarles que todo va a estar bien y, sobre todas las cosas, no enojarse si llora y no se quiere quedar, es completamente normal que reaccione de esta manera.

Si es necesario, los primeros días acompáñalo un tiempo en su sala, juega con él e involucra a otros compañeros, eso le dará más confianza. Permítele llevar al jardín algo que sea significativo para él. Puede ser su juguete favorito, un ‘tuto’ u otro objeto. Esto le brindará mayor seguridad y le recordará el ambiente familiar.

Tips adicionales

  • Si el niño tendrá que cumplir una jornada larga, es recomendable que el tiempo de permanencia vaya aumentando gradualmente, hasta completar el horario normal.
  • Es importante mantener una rutina. Si el pequeño asiste unos días y otros no, el proceso se dificulta o al menos se dilata.
  • Cumple tus promesas. Si le dices que lo irás por el después de almuerzo, hazlo. Eso permitirá que tu hijo confíe en otras personas.
  • Si la actitud de rechazo se prolonga más allá de lo esperado, es señal de que hay un problema por resolver. Puede que exista una pequeña inmadurez del niño o bien que los padres estén siendo muy sobreprotectores. También es bueno evaluar si el niño es bien tratado por sus profesoras o compañeros  en el jardín.

Más de Joselyn Vasquez Beaujon

Aceites naturales para lograr rizos perfectos

Luce una melena hidratada y libre de frizz
Leer más