Los secretos para ser multitasking

Una habilidad innata para muchas, pero que también se puede aprender

Multitasking es una de las palabras inglesas que se utilizan con frecuencia en el día a día, tanto en un entorno laboral, en la universidad o en la familia. Es casi un cumplido que valora las capacidades que tienen las personas de hacer varias cosas a la vez, algo que muchas veces reconocemos en nuestra mamá o jefa.

Ver más: 5 simples consejos para mejorar tu concentración

Sin embargo, el ser multitasking no es tan fácil como parece y requiere algo de práctica. Por eso hoy te contamos algunos de los secretos para lograrlo:

1. Concentración. Recientes estudios psicológicos señalan que al atender simultáneamente más de una situación va en contra del cuidado de los detalles y, en especial, de la concentración. Para no distraerte, comienza siempre por lo más importante, según tu lista de prioridades.

2. Trabajo creativo. Aunque se dice que la inspiración llega en el momento menos pensado, si estás en un área profesional que requiere diseñar, escribir, fotografiar o proyectar haz que estos sean tus objetivos principales. Así podrás llamar, escribir correos, atender una vista o hacer trabajo manual a la vez que estás “creando”.

Publicidad

3. Recordatorios. Las notas en tu agenda electrónica, las alarmas del celular y los calendarios -sí, los visuales de colores que puedes colgar en una pared- es otro de los secretos de ser multistaking. ¿Por qué? Simplemente le dan pistas a tu cerebro que es tiempo de seguir o de cambiar de actividad, algo que se traduce en productividad, ya que haces más en un solo día.

Por María Gabriela Cartaya

Imagen: Archivo Eme