Cómo hablarles a tus hijos de su peso

Para empezar: nunca critiques el peso de nadie, mucho menos de alguien que quieres. Y lo sabes, ¿no? El poder de una crítica así puede dañar la autoestima de una persona en segundos. Y es que no importa si le dices a tu hija gorda, porque al final del día lo haces con buenas intenciones, pero ¿qué hay del daño mental más adelante?

Toma nota de cómo puedes tratar el tema

Ver más: Pesarte con frecuencia te ayuda a adelgazar

No asumas que hablar con tu hijo lo hará cambiar su alimentación: Por favor, no avergüences a tu hijo con la esperanza de ayudarlo a bajar de peso. Si tu pequeño se siente ridiculizado, es menos probable que quiera adoptar conductas saludables. Entre más se sienta juzgado por su peso, menos interesado estará en su alimentación y seguro tampoco querrá hacer ejercicio. Además esas cicatrices las cargarán de por vida, y un problema que inició a los 5 años, podría empeorar a los 15 y permanecer hasta los 40.

Habla sobre la función de tu cuerpo, no del peso: En lugar de hablarle sobre su peso, háblale sobre las funciones de su cuerpo y su salud. Enséñale lo maravilloso que puede ser si come correctamente. Si no le gustan las verduras porque saben mal, ¿no crees que le gustará saber que esas verduras lo harán fuerte como Superman y veloz como Flash? Y al final del día, el peso es tan sólo un factor pequeño rodeando la salud en general del ser humano.

Sé el ejemplo: Y lo mismo va con tus hábitos nutricionales y tu rutina de ejercicio. ¡Ojo! No le cuentes a tu hijo sobre dietas o las partes de tu cuerpo que no te gustan. En lugar de eso, tu pequeño debe escuchar comentarios positivos. “Mis brazos son fuertes y puedo cargarte todo lo que quiera” No cuentes calorías, cuenta minutos para salir a pasear. Sé el ejemplo, sino cómo esperas que tu pequeño entienda algo que no ve.

Publicidad

Desvincula autoestima con el peso: No tienes de otra, tu hijo va a ver cuerpos irreales en la televisión y las redes sociales. Y dado que tú también has sido influenciada de esa forma, será fácil que tu hijo crezca con tales estereotipos e ideales de belleza. Pero para detener ese ciclo, es importante contar con una estrategia. Si te enfocas en el peso, especialmente en niñas, reforzarás la idea de que los cuerpos deben evaluarse. Y ninguna niña merece escuchar eso de sus padres, lo último que quieres hacer es darle a tu hija cualquier razón para pensar menos de sí misma.

Por Andrea Bouchot

Imagen: Archivo Eme

Más de Equipo Eme

¡Mantén en buen estado los pisos de cerámica con estos materiales!

Alarga la duración del piso y economiza siguiendo estos consejos
Leer más