Cosas que prometiste que nunca harías cuando fueras madre

Cuando estamos mucho tiempo cerca de nuestra madre constantemente nos ponemos a pensar de las horribles reglas y hábitos que tiene, lo que nos pone a pensar que nunca haríamos eso si tuviéramos un hijo

Relacionada: Cosas que debes hacer antes de ser madre

Ver más: Consejos para ser una madre soltera que vive en el presente

Relacionada: Frases que vuelven loca a una madre joven

Pero lamentablemente a todas las madres primerizas caen en los mismos hábitos y reglas que su madre le imponía sin darse cuenta. A continuación te mostramos los más comunes:

Gritar

Publicidad

Escuchar a una madre gritarle a su hijo es horrible, sobre todo si lo hace en la calle. Pero es algo que no nos nace hasta que tengamos un pequeño que no se queda quieto o no te hace caso. La mayoría de las veces lo hacemos para desahogarnos por el estrés.

Comida

Cuando somos jóvenes nos molestaba cuando nuestra madre nos prohibía comer ciertos dulces ya que era muy tarde o porque no son saludables. Ahora que tiene un hijo caíste en la misma regla de que esos alimentos no contienen suficientes vitaminas o proteínas para mantenerlos sano, sin importar cuanto proteste.

Ropa

Nunca te explicabas por qué algunas madres salían a la calle tan desarregladas, ahora que eres una de ellas sabes perfectamente por qué lo hacen. Simplemente no tienen tiempo para ellas, por lo que hacen su mejor esfuerzo.

Publicidad

Frases

Todas tenemos las frases mas odiadas que nuestra madre decía (o dice) cuando éramos pequeñas. “Te lo dije”, “¿Quién te crees?”, “Lleva un suéter que lloverá” o “No corras, que te caerás” Pero por arte de magia estas palabras aparecen en nuestras bocas cuando hablamos con nuestro hijo.

Televisión

De pequeñas nos prohibían ver televisión por tantas horas porque es malo para el cerebro. Con esto solo pensábamos que nunca lo haríamos porque sabemos lo entretenido que es. Pero cuando llega el momento, solo nos provoca desenchufar el aparato ya que se gasta prácticamente toda la tarde frente a él.

Humillaciones

¿Cuántas veces nuestras madres no humillaron frente a nuestras amistades? Incontables, ¿cierto? Por esta razón una se hace el juramento de que nunca lo hará frente a su hijo. Pero como nada es para siempre, humillamos a nuestro hijo, sin querer, frente a sus amigos una y otra vez. Ya sea con palabras cursis o obligándolo a vestir algún atuendo.

Más de Equipo Eme

¿Sufres de DEPRESIÓN? Esto es lo que debes saber

Conoce cuales son lo síntomas y busca AYUDA
Leer más