¿De verdad las salchichas pueden asfixiar a un niño?

Es normal que los padres sean un poco sobreprotectores con sus hijos, sobre todo si son pequeños, por ello tratan de alejarlos de cualquier tipo de peligro

Uno de esos riesgos son las salchichas. Este alimento por muy inofensivo que se vea, es uno de los mayores responsables de asfixias en los niños menores de cinco años. Pero, ¿en realidad son tan peligrosos como dicen?

Ver más: Minigelatinas peligrosas para los niños

La salchicha tiene un diámetro circular que se ajusta perfectamente a la tráquea de un niño menor de tres años de edad, además debido a su consistencia crea un tapón que impide que el aire pueda pasar y crea un efecto ventosa, es decir, será más complicado sacarlo del lugar.

“Los alimentos más comúnmente asociados a la asfixia fatal entre los niños son los perritos calientes. Los perritos calientes comparten las características físicas descritas anteriormente para los juguetes de alto riesgo. Son cilíndricos, del tamaño de las vías respiratorias y compresibles, lo que permite que se atasquen firmemente en la hipofaringe de un niño y ocluyan completamente las vías respiratorias”, explicó un estudio publicado en la revista Pediatrics.

Cómo evitar estos riesgos de asfixia

Publicidad
  • Al momento de servir las salchichas, es aconsejable picarlas de forma vertical. Nunca se deben cortar en rodajas o en diagonal.
  • También puedes picar varias tiritas delgadas para que sea más sencillo masticarlas y no sean tan angostas.

Si el pequeño se está asfixiando lo más recomendable es decirle que intente toser, de esta forma moverá el cuerpo extraño que se quedó en la tráquea. Si no puede hacerlo, tendrá que recurrirse a la maniobra de Heimlich.

La persona debe estar sentada para quedar a una altura considerable con el niño, se debe rodear con los brazos y colocarlos en el apéndice xifoides, justo arriba de la boca del estómago. Una vez situadas, se marcan dos dedos hacia abajo, una de las manos debe estar en cerrada mientras que la otra la debe envolver. Se levanta un poco los brazos haciendo un movimiento fuerte en forma de J, eso sí, se debe tener cuidado de no herir al pequeño. Se debe repetir el procedimiento hasta que sea necesario.

Más de Yessica Mardelli

COMPOSTA: Prepara la tuya en casa

Para que tus plantas crezcan sanas
Leer más