Tranquiliza a tu hijo con ‘el frasco de la calma’

Calmar los berrinches de los niños no es tarea fácil, en especial si el padre cae en el juego y se pierde el autocontrol

Afortunadamente la educadora María Montessori diseñó un revolucionario y efectivo método para educar a los niños de una forma afectiva y respetuosa, sin recurrir a castigos o regaños.

Ver más: ¿Tu hijo es malhumorado? Probablemente sea un genio

Una de sus ideas más utilizadas es “el frasco de la calma” el cual funciona para tranquilizar a los niños cuando están molestos.

Este simple frasco lleno de agua, pegamento y purpurina, calmará a los niños cuando estén llorando o tengan una rabieta. Según la educadora, la belleza de los colores y las diversas formas distraerán al pequeño por un rato, por lo que se tranquilizará y podrás comunicarte con él.

Pinterest
Pinterest

Investigaciones demostraron que no solo sirve para calmarlo, ya que con el tiempo el niño se percatará de su respiración y cada vez que se sienta estresado o molesto buscará el frasco para despejar su mente y tranquilizar su ansiedad o angustia.

Publicidad

Este frasco es prácticamente como el yoga pero para niños, ya que es una forma de despejar la mente de las situaciones que lo importunan. Sin embargo, es importante destacar que este método no debe ser usado como un castigo, sino como una terapia para el pequeño.

Cómo hacer el frasco de la calma

Ingredientes:

  • 1 frasco de plástico transparente
  • Agua caliente
  • Pegamento líquido transparente
  • Purpurina
  • Colorante alimentario
  • 2 cucharadas de glicerina o champú infantil transparente
  • Pegamento resistente o cola caliente
Pinterest
Pinterest

Preparación:

-Toma el frasco y llena la mitad con el agua caliente.

-Agrega el pegamento líquido, la cantidad dependerá de qué tan despacio quieres que se mueva la purpurina.

Publicidad

-Vierte las dos cucharadas de glicerina y mezcla muy bien. La combinación del pegamento con la glicerina generará que existan fluidos de diversas densidades.

-Agrega un poco de colorante y bate de nuevo los ingredientes.

-Añade la cantidad y los colores que quieras de purpurina y vuelve a mezclar.

-Echa el agua caliente hasta llenar el frasco, es importante dejar un dedo de libre así permitirá que el -contenido se mueva con facilidad. Mezcla.

-Cuando todo esté listo, solo tendrás que colocar la tapa. Para ello debes usar una pistola con cola caliente o el pegamento resistente, de esta forma no se podrá abrir.

Más de Yessica Mardelli