Mamografía: Nuestro mejor aliado

Mucho se habla de la importancia de realizarnos una mamografía cada año, pero poco sabemos sobre todo lo que puede implicar hacerla; ésta puede significar un asunto de vida o muerte. Para aclarar dudas, conversamos con la doctora Analisa Careddu, médico especialista en el diagnóstico de la patología mamaria.

-¿En qué consiste la mamografía?

-La técnica -generalmente una mujer, para brindar más comodidad a la paciente- hace dos proyecciones de cada seno a través del mamógrafo; eso se denomina estudio básico. El médico radiólogo recibe las proyecciones, las evalúa e identifica si hay alguna anormalidad. Si es necesario, se pide a la técnica que haga una ampliación o se mandan a hacer placas adicionales. Es bueno aclarar que, cuando esto ocurre, no quiere decir que se haya encontrado algo grave. La mamografía y el ultrasonido son inseparables; muchas veces haces una mamografía y necesitas hacer un eco complementario.
Por ejemplo, cuando son pacientes que tienen mucho tejido mamario, es indispensable que el médico radiólogo que efectuó la mamografía, haga un eco, aunque no se palpe nada y aunque no exista dolor. El médico que interpreta los resultados debe insistir en que el estudio sea integrado para así evitar errores en el diagnóstico.

Ver más: Más vale prevenir, que curar: Dónde encontrar mamografías gratis en el mes rosa

-Entonces las temidas “peloticas” no son sinónimo de cáncer.

-Exactamente. La mayoría de las lesiones de la mama son benignas y la mayoría de esas lesiones palpables son la nodularidad propia del tejido mamario. Si se encuentra algo, no se debe entrar en pánico.

-¿Hay posibilidades de error?

-Puedo resumir las tres principales causas de error: la inadecuada técnica radiológica, fallas en la interpretación del estudio por parte del médico radiólogo y la tercera podría ser que, aunque hay imágenes que parecen ser benignas, se les debe hacer una biopsia.

-¿Los resultados se entregan de inmediato?

-Una vez realizado el examen, damos a la paciente una información preliminar de forma verbal. Después le entregamos un informe radiológico que tiene la firma de dos especialistas: el que hace la evaluación y el que revisa el examen por segunda vez. Esta segunda lectura ha incrementado el diagnóstico precoz en más de 15%, pero lleva tiempo, por eso no entregamos los resultados de inmediato.

Publicidad

-Uno de los temores de la mujer a la hora de hacerse la mamografía es que ésta sea dolorosa. ¿Hacer el examen duele?

-Más que doloroso, el procedimiento es molesto, pero si la paciente está nerviosa, se comprimen los músculos y entonces sí puede doler. Por eso es bueno que el médico le explique previamente a la paciente de qué trata el examen y, al momento de hacérselo, mostrarle el equipo para que se familiarice. Es muy importante que ella esté relajada.

-¿Desde qué edad y con qué frecuencia debe realizarse la mamografía?

-Según el Colegio Americano de Radiología, es a partir de los 35 años, así no presente síntomas. Si hay antecedentes en la familia, se debe comenzar a los 30 años. Es importante que se haga de forma periódica, ésa es la única manera de que la mamografía cumpla el objetivo para el cual fue diseñada. No sirve una mamografía si se repite dentro de diez años.

-¿Los implantes pueden alterar el diagnóstico?

-Las prótesis dificultan la evaluación del tejido mamario. Hay un porcentaje del tejido mamario que queda excluido del campo radiológico, el cual va a depender del lugar dónde se haya ubicado la prótesis. Si está detrás del músculo, la cantidad de tejido que queda fuera es mayor a cuando está por delante. Si está delante del músculo, se deben hacer proyecciones complementarias y un eco.

-¿Cualquier centro médico es bueno para realizarse la mamografía?

-La paciente debe exigir a su médico tratante que le recomiende un lugar dónde hacer el estudio, en el cual haya un mamógrafo calibrado y revisado por un físico-médico, es decir, que cumpla con las normas de control de calidad. Como representante de la Sociedad Venezolana de Mastología puedo decirte que estamos trabajando en pro de lograr la certificación de los equipos de mamografía. En países como Brasil, Argentina y Estados Unidos estos equipos son certificados por organismos competentes. También es necesario que el médico radiólogo sea un especialista en el diagnóstico de la patología mamaria, que sea capaz de interpretar una mamografía, de hacer un ultrasonido mamario y una adecuada correlación e, incluso, capaz de hacer recomendaciones. Hay muchas cosas adicionales a tomar en cuenta, que van más allá del hecho de que el mamógrafo sea de buena calidad.

Fuentes consultadas:

Publicidad

Analisa Careddu, médico especialista en el diagnóstico de la patología mamaria, coordinadora de la Unidad de Mamografía de la Policlínica Metropolitana, Caracas, Venezuela.

Sociedad Americana de Cáncer: www.cancer.org.

Más de Equipo Emedemujer

¿Cómo iniciarse en la meditación?

Vivimos en mundo frenético donde la depresión, el estrés y la ansiedad...
Leer más