La dieta de los peques

Para saber con exactitud qué debe y qué no debe comer tu hijo, lo más recomendable es que vayas desde el comienzo del embarazo a un nutricionista, ya que éste te dirá todo lo que debes saber para asegurarle una buena alimentación

En algunos niños se presenta una falta de apetito, mientras que otros casos no paran de comer. Lo que muchos adultos no logran advertir es que “los padres son responsables del qué, cuándo y dónde se debe alimentar. Mientras que los niños son responsables de la cantidad”, escribió Ellyn Satter, terapeuta familiar y especialista en alimentación, en su libro El peso de su hijo: ayudar sin dañar.

Ver más: #MesAzul: Guía de alimentación para los niños con autismo

Lo más importante es tener claro las porciones necesarias que los niños necesitan, tanto de harinas, frutas, lácteos, proteínas y grasas. A continuación se dan pequeños tips para que puedas implementar en casa hábitos necesarios para una buena nutrición y que no lleguen a sufrir tus pequeños de sobrepeso o desnutrición.

Madre e Hija

 

Publicidad
  • La responsabilidad es de ambos

Cada uno tiene su responsabilidad, como escribió Ellyn Satter. Por ende los padres son los encargados en dar estructura, apoyo y oportunidades para comer de forma saludable, pero el niño es responsable de elegir si come o no de lo que se le ofrece. Se debe trabajar de forma intensiva para que ellos reconozcan sus señales de hambre y saciedad. Antes de cada comida pregúntale en qué nivel de hambre está. Después sírvele y trata de ir conversando con él para que vaya comiendo más despacio.
Si ves a tu hijo ansioso todo el tiempo, es porque ha perdido esa capacidad de autorregularse, así que la clave es enseñarles esto de nuevo. Comer en familia es fundamental, ya que no se enfocará sólo en la comida, sino también en compartir y conversar, lo cual ayuda a que coman más lento.

  • El plan merienda

Deben ser pequeñas, ya que el propósito no es que se “llenen”, sino que complementen su alimentación. No deben ser cargadas de azúcar ni muy cerca de las comidas, unas 2 a 3 horas entre las comidas está bien, y deben ser en la mesa, no viendo televisión, ni en el auto, etc.

Bebé comelón

 

 

Publicidad
  • Evita las tentaciones

Es preferible que en el hogar mantengan abundantes alimentos saludables a que llenen la despensa de alimentos altos en calorías y poco nutritivos. Si el niño pide alguno de estos alimentos poco nutritivos no lo restrinjas, dale con moderación y si insiste en tener ciertos alimentos dulces en casa, cómpralos con menos frecuencia y ofrécelos solo en las meriendas.