Podrías perder tu empleo debido a tus redes sociales

Una carrera profesional es algo muy frágil. Se requiere de mucho esfuerzo y dedicación para construirla, y el detalle más pequeño en las redes sociales puede comprometerla de manera negativa

Las redes sociales pueden ayudar a construir o destruir a una persona, ya que dependiendo de cómo las manejes puedes convertirte en todo un ejemplo a seguir o en un personaje del cual la gente se burle, nada respetable para las empresas.

Ver más: 4 Errores que cometes en una entrevista de trabajo

Tus perfiles 2.0 pueden llegar a tener repercusiones directas en tu vida personal: en tus relaciones familiares, amorosas y laborales. Impulsar tu carrera por medio de las redes sociales es algo muy sencillo, y es nunca había sido tan accesible estar en contacto con tantos empleadores y reclutadores en la web.

Pero debes saber que tener una cuenta en cualquiera de esas plataformas no es sinónimo de tener éxito profesional: un pequeño error o post indebido puede echar a perder años de intensa formación curricular y la imagen respetable que habías construido.

Por eso, recopilamos los tres errores más grandes que puedes cometer como profesional en tus redes sociales y por los que podrías perder tu empleo. Conócelos, entiende por qué son nocivos y, por lo que más quieras, evita cometerlos a toda costa:

Publicidad

Quejarte de tu trabajo. Es comprensible que necesites sacar la frustración que se va a cumulando en el día a día laboral, pero compartirlo en las redes sociales no traerá nada bueno. Mucho menos si haces referencia a tus jefes o compañeros de trabajo. Ten mucho cuidado al hacer comentarios de este tipo.

Compartir cada detalle. Hay una línea muy fina entre publicar los sucesos más relevantes de tu día y comunicar absolutamente cada cosa que te pasa a diario. No eres una celebridad para convertir tu vida privada en un espectáculo, así que procura ser reservada con tus cosas personales sobretodo las vinculadas a relaciones.

Usar tus redes como un diario. No dejes a la vista de todos tus dilemas existenciales, a nadie le importan y no te crean una buena imagen. Los enojos, los traumas, los episodios depresivos y los problemas afectivos coméntaselos tranquilamente a tu psicólogo o ¿por qué no? a tu mejor amiga, pero no los subas a tus perfiles.

Como ves, perder tu empleo puede deberse a factores externos a tu desempeño laboral  o a las relaciones que cultivas como profesional. Presta atención y monitorea el contenido que subes y en el que te etiquetan en todas tus redes sociales.

Por Génesis Amaris

Publicidad