Situaciones incómodas que viven las bajitas

Diversos estudios sostienen que ser bajita tiene sus beneficios pero, ¿qué pasa cuando vives en un mundo donde casi no se piensa en la estatura pequeña?

Los preguntones

Ver más: Descubre cuánta agua debes tomar según tu peso

Nunca falta la persona sorprendida que pregunte: “¿cuánto mides?” o “¿qué número calzas?” Sí, quieren saber si te vas de shopping al departamento para niños. Pero, acá entre nos, es increíble la ropa y calzado que encontrarás y definitivamente vale la pena tener esa opción disponible.

Relacionadas: Las ventajas de ser bajita

No alcanzas nada

Publicidad

Ni siquiera es gracioso cuantas veces tienes que ir a buscar una silla para poder alcanzar algo de la alacena o de los cajones más altos. Cuando vas a las tiendas, casi siempre tienes que pedir ayuda para que te bajen las cosas. Lo único bueno de esto es que son buenos ejercicios para estirarte.

Peso

Cuando eres bajita, es difícil ocultar que has subido de peso sin importar qué tan pocos sean los kilos de más. Por fortuna, también se nota muchísimo la pérdida de peso así que no hay pierde.

Lentitud

¿Has intentado caminar junto a una persona alta? Es tan difícil porque ellos, a comparación de nosotras, tienen piernas largas que las permiten realizar desplazamientos más largos.

Publicidad

Horrible shopping

Los pantalones siempre están larguísimos y, aunque gastes en ellos, sabes que tendrás que contratar a alguien para subir el dobladillo. Además, los vestidos cortos te quedan a la rodilla y los ‘croptops’ son blusas normales para ti.

Conciertos

Seguramente un día fuiste a ver a Bruno Mars y terminaste viendo la espalda de otra persona. A menos que te pongas las pilas para estar en primera fila, nunca podrás ver bien a tu cantante favorito. ¡Qué injusto!

Tacones

Amas los tacones porque obviamente te dan altura pero al final del día, estás lista para matar a alguien porque, hay que admitirlo, no puedes usarlas por tanto tiempo sin salir lastimada.

Imagen: feminspire.com