La bella durmiente en 3, 2, 1…

Si últimamente te está costando conciliar el sueño, es importante que sigas las siguientes recomendaciones para que logres dormir como una bella durmiente y obtener todos los beneficios que brinda el sueño a tu salud.

Sigue una rutina. No significa que tienes que hacer lo mismo todos los días de tu vida, pero sí es importante mantener ciertos hábitos para no crear un caos en tu organismo. Acostarse y levantarse siempre a la misma hora, es una buena manera de lograr que tu cuerpo se acostumbre al descanso correctamente.

Ver más: Recomendaciones de expertos para dormir mejor

 

No comas de más ni de menos. Lo ideal es cenar por lo menos dos horas antes de ir a la cama, así tu cuerpo tendrá tiempo de procesar con tranquilidad todos sus nutrientes. Es importante que tomes en cuenta que no debes comer en exceso, ya que esto dificultará que puedas conciliar el sueño. Tampoco te acuestes con el estómago vacío ya que es probable que en medio de la noche los gruñidos de tu estómago hambriento te despierten.

Publicidad

Haz ejercicio. La actividad física no sólo contribuirá a ayudarte a mantener un peso saludable, sino que también te ayuda a regular todos los procesos de tu organismo, entre ellos, el sueño. Si tienes oportunidad de ejercitarte de noche notarás lo placentero que puede ser llegar a casa, darte una buena ducha, tomar alguna infusión caliente sin cafeína y acostarte a dormir.

 

Haz de tu cuarto un santuario. Tu dormitorio debe ser un lugar que te invite a descansar, así que debe estar bien ventilado y mantener una temperatura agradable. Es importante que esté oscuro, libre de ruidos y que tu cama esté limpia, bien tendida y su colchón en buen estado.

Elige un buen pijama. Elegir buena ropa para dormir puede ayudarte a descansar mejor. Usar un pijama que te molesta o aprieta será determinante para que no logres dormir a plenitud.

Publicidad

 

LO QUE NO DEBES HACER:

Consumir mucha cafeína. Consumir café o alguna infusión caliente con cafeína es una manera fácil de activar tu organismo y estar alerta durante todo el día. Pero si abusas de esta sustancia podrías comenzar a padecer de insomnio, así que consúmela con moderación y trata de alternarla con otras bebidas.

 

Tomar agua antes de acostarte. Es cierto que es fundamental tomar por lo menos ocho vasos al día del vital líquido, pero ¡no lo hagas antes de acostarte!, ya que si tu vejiga está llena de líquido será inevitable tener que hacer varias visitas al baño en medio de la noche para vaciarla, interrumpiendo tu sueño y haciéndote descansar menos.

Abusar de la tecnología. Es estos tiempo es normal que para distraernos recurramos al uso de aparatos electrónicos, sin embargo, si estás intentando entregarte a los brazos de Morfeo, lo mejor será que evites prender la computadora o revisar tu celular, ya que lo único que conseguirás será postergar la hora en la que te acuestes.

 

La siesta. Es un error dormir durante el día, ya que al llegar la noche tu cuerpo no estará lo suficientemente cansado. Lo recomendable es que descanses después del almuerzo máximo 20 minutos.

Pastillas para dormir. En un principio pueden resultar efectivas, sin embargo a medida que las consumas y pase el tiempo, tu cuerpo irá creando resistencia y tendrás que subir la dosis, creando dependencia. Es preferible que no las uses, ya que estas están recetadas solo para casos crónicos de insomnio, por lo que es recomendable que ante cualquier duda consultes a tu médico.

 

Fuente: Clínica de la Ansiedad

Más de Equipo Emedemujer