¿Problemas en la casa? ¡Conoce algunos consejos para mejorar la relación con tus hijos!

mejorar la relación madre e hijo

Es normal tener problemas con quienes amas, y eso incluye a los hijos. Sin embargo, como madre es indispensable fomentar algunas herramientas para mejorar la relación madre e hijo. Discutir nunca es sano, y quizá la culpa no sea exclusivamente de tus hijos…


Aunque ellos no lo entiendan, las madres siempre querrán lo mejor para su familia. Y te aseguramos que con el tiempo ellos entenderán que tú tenías razón. Algunos castigos y regaños son necesarios para orientarlos. Pero si abusas de ellos poco a poco ese vínculo se irá quebrando.

Ver más: ¡11 películas para celebrar en casa con mamá el Día de las Madres!

Nadie enseña a ser padres, pero la psicología sí explica -un poco- cómo mejorar la relación madre e hijo. Algunos de los consejos no te gustarán porque puede que estén vinculados con tu forma de poner firmeza. No obstante, te aseguramos que aunque parezca difícil, el vínculo se reparará y los resultados los hará felices de nuevo.

10 tácticas para mejorar la relación madre e hijo

Ponte en sus zapatos

Maybe you already know that, pero es sumamente importante que tengas esta premisa siempre presente. Tú también fuiste joven, quisiste ir a fiestas o salir con tus amigas. La adolescencia es una etapa difícil tanto para los padres como para los hijos. Cambios de humor, rebeldía y poca racionalidad.

Publicidad

Tu deber como madre es evaluar si realmente tu hijo tiene razón o no. Aunque intentes protegerlo, es necesario que se divierta de vez en cuando. Si ha cumplido con sus deberes, déjalo ir a la fiesta que desea. O que realice la actividad con la que tanto te ha insistido. Esto ayudará a mejorar el vínculo entre madre e hijo porque generarás una confianza inquebrantable.

Escucha sus razones -aunque a veces no tengan sentido-

La mayor parte de las discusiones entre los hijos y los padres es por diferencias de opiniones. Sin embargo, quizá lo que él o ella te está tratando de decir tenga sentido. Recuerda, no hay una verdad absoluta, y es nuestra obligación entender que a veces ellos tienen la razón.

Si discutieron, solo debes esperar unos minutos y hablar con él/ella. Pregúntale por qué tomó esa actitud o por qué considera que tiene la razón. Hazlo siempre con una actitud de madre compresiva, no trates de imponer tu punto de vista.

El agua mansa calma la ira.

Día de padres e hijos, excelente para fomentar los valores familiares

¡Nada mejor para mejorar la relación madre e hijo que con un día familiar!

Publicidad

Es normal que si tus hijos son adolescentes no sientan gran emoción por este plan. Pero te aseguramos que unos años más adelante habrá valido la pena. Busca hacer actividades que a tus hijos les guste:

  • Deporte
  • Idas a la playa
  • Excursiones
  • Viajes

Esto no solo los ayudará a fomentar valores como la unión entre la familia. Sino que también se convertirán en experiencias únicas que recordarán con mucha alegría.

Siempre sé firme en tu rol de madre

Un error común que las madres actualmente suelen cometer es que confunden “confianza con tus hijos” con “amistad”. Eres su madre y mereces respeto. No permitas que sus discusiones hagan que te doblegues. Si sabes que no está haciendo lo correcto, no des tu brazo a torcer.

Al final, mommy knows better -always-

Está muy bien fomentar la confianza entre los hijos, pero nunca dejes a un lado tu rol de mamá. Él te debe respeto y no te puede tratar como uno amigo porque no lo eres. Sin embargo, tu función es entenderlo y tratar de pensar con su lógica. Este es el equilibrio entre ser una mamá estricta y una mamá consentidora.

¡Apóyalo!

Nunca seas la piedra en el zapato. Sé siempre la fan #1 de tu hijo. Fomenta que practique el deporte que desea, si quiere ser parte del club de ajedrez o el de gamers, tu deber es apoyarlo. Pero siempre oriéntalo por lo que consideres que es mejor para él. A veces es necesario que ellos aprendan con sus propias experiencias. Quizá esta sea la forma correcta para que entienda que el football no es lo suyo sino el baseball.

Escúchalo en todo momento

La vida diaria es ajetreada, lo sabemos. Sin embargo, cuando te conviertes en mamá debes hacer un equilibrio entre la realidad y tu pequeño/a. Así como tú tienes días malos, él/ella puede que también los tenga. Por eso, cada vez que estén sentados en la mesa, o viendo una película juntos, pregúntale qué tal su día y si todo va en orden. Demuéstrale que tiene a alguien al lado con quien puede ser totalmente honesto. Este es uno de los principios básicos de la psicología infantil, y hasta el momento el que más recomiendan seguir.

Nada de juzgar

A nadie le gusta que los gustos, opiniones o comentarios propios sean juzgados por otros. Esto hace que la confianza en sí mismo disminuya inmediatamente ya que genera el miedo de equivocarse. Y es normal que en algunos casos las madres digan comentarios que “juzguen” esos gustos u opiniones de los hijos. Pero lo que debes hacer es entender su punto de vista y tratar de orientarlo.

No seas quien le disminuya la seguridad. Todo lo contrario, auméntasela y dale a entender que todos tenemos opiniones diferentes que merecen ser entendidas y escuchadas.

Juega con ellos 

Si les gusta el soccer, invítalo a jugar un día en contra de ti. Así él sentirá que te interesas por sus actividades. Por otro lado, si no practica ningún deporte, puedes jugar a las escondidas una tarde del fin de semana, o algún juego de mesa. Mejorar la relación madre e hijo se basa en la cercanía, y en este caso debes fomentar estos pequeños espacios de recreación fuera o dentro de la casa.

Velo a la cara cuando hablan

Es un error común que se hace con mucha frecuencia. Y es que cuando los niños están hablando, el deber es verlos a los ojos y olvidar por un momento el teléfono, libro, televisión o computadora. Esto les dará a entender que le estás prestando atención y que te interesa lo que están comentado. 

Al final, a todos nos gusta que nos presten atención cuando contamos alguna historia.

Háblales desde tu experiencia de joven

Así como a ti te gustaban las historias de la abuela, a ellos les gustarán las tuyas. Nada demuestra más cercanía que las anécdotas, desde las alegres hasta las tristes. Esta es una forma excelente para demostrar que estás entendiendo por lo que ellos atraviesan en este momento. 

Cuéntales cómo fue tu  primer breakup, tus fiestas de jóvenes, tus hobbies. Te aseguramos que la conexión será inmediata y podrás mejorar la relación madre e hijo.

Más de Lailyn Buvat