Qué tipo de falda llevar según tu cuerpo

Lo primero que debes tener en cuenta al momento de elegir una falda es tu tipo de cuerpo. Existen distintas siluetas y la que culturalmente es considerada como “ideal” es la de “reloj de arena” que se caracteriza por tener hombros y caderas de igual ancho y la cintura bien estrecha.

-Si tus caderas son anchas y los hombros estrechos, te vas a ver mejor con una de modelo evasé, en géneros lisos y opacos, que con modelos como la falda tubo que lo único que hacen es enfatizar la zona de las caderas.

Ver más: Los tipos de escote para cada silueta

-Por el contrario, el cuerpo triangular invertido (de hombros anchos y caderas angostas) le quedan mejor muchos tipos de faldas pues casi todos los modelos sirven para agregar volumen y balancear las caderas con el ancho de los hombros. Valen las faldas con tachones, volados, asimétricas y acampanadas, entre otras.

-Si tu cuerpo es “recto”, hombros y caderas de ancho similar y la cintura poco definida, las faldas evasé, globo y acampanadas serán las ideales, ya que por su forma ensanchan la parte inferior del cuerpo, haciendo que la cintura se vea más angosta y definida.

Pero además de las formas, resulta imprescindible considerar tus proporciones ya que dos mujeres con el mismo tipo de cuerpo pueden ser muy diferentes. Por ejemplo, una mujer estilo “triángulo invertido” puede tener las piernas largas y otra con el mismo tipo de cuerpo, puede tener piernas proporcionales a su estatura.

Publicidad

La diferencia radica en que, en el primer caso, las faldas deben ser de tiro medio y nunca de tiro alto, ya que esto haría que las piernas se vean aún más largas y el torso más corto, con lo que no se logra una imagen armónica. Para las del segundo grupo, en cambio, no habría restricciones en cuanto al tiro.