Usar VELO: lo tradicional volvió gracias la boda real

usar velo de novia

Luego de la boda real, Meghan Markle empezó a imponer tendencias no solo en la moda, sino también en las ceremonias. Aunque el usar velo es algo tradicional en este tipo de eventos, algunas mujeres han decidido dejar atrás esta tradición. Sin embargo, la realeza (fiel a sus costumbres) lo volvió a imponer.

El velo es algo que va a definir la novia, y esto dependerá de la personalidad de ella. Hay personas que prefieren uno largo con pocos adornos, mientras que otras se van hacia el largo tradicional y eligen uno largo con adornos moderados.

Ver más: ¡Mira los datos curiosos de la boda real que tal vez no sabías!

La boda real fue verdaderamente majestuosa, y el atuendo completo de Meghan ayudó a crear esa percepción. Con un vestido de boda personalizado por Custom Givenchy Couture, todo su look dio de qué hablar. Sin embargo, algunas de las características más hermosas y conmovedoras de su atuendo nupcial se basó en pequeños detalles que pocos conocen.
Uno de ellos fue el espectacular velo de casi 16 pies y medio. Según un comunicado del Palacio de Kensington, Markle quería tener a todos los países de la Commonwealth del Reino Unido con ella. Por ello, la diseñadora Clare Waight Keller representó a los 53 países de esta comunidad.  Esto dio como resultado una prenda que representa las diferentes flores de los países de la Commonwealth.
Usar velo el día de tu boda se puede convertir en algo tan excepcional como lo fue el de Meghan. No obstante, antes de mandarlo a confeccionar es necesario saber qué significa esta pieza.

Usar velo: la tradición más antigua

El velo es la pieza más antigua y tradicional de todo el conjunto nupcial.

Se remonta a los años en los que “envolvían a las novias de la cabeza a los pies para representar la entrega de una doncella modesta e intacta“, afirma la historiadora de bodas Susan Wagoner.


Y es que el usar velo significa “pureza y honestidad”, de ahí su clásico color blanco. Este color siempre ha sido sinónimo de nobleza, entonces las diferentes culturas del mundo adoptaron este significado y lo han plasmado en el velo.
Afortunadamente, desde el siglo XIX las mujeres han modificado esta clásica prenda. Ahora se colocan tiaras, cintillos, encajes, etc. 
Un claro ejemplo de esto es la reina Victoria cuando se casó con su famoso conjunto nupcial. Un vestido blanco y un velo que caía en cascada por su espalda. Gracias a esto, se convirtió en la primer monarca moderna en celebrar su matrimonio con esta prenda.
Reina Victoria
Velo de la reina Victoria en 1843
A partir de ese momento, la “imagen de una novia” se definió durante siglos. A raíz de estos cambios, se empezó a imponer la figura de un vestido más voluminoso, y accesorios mucho más notorios. 
La llegada del siglo XX fue de cambios para estas prendas. La sociedad pasó de ver largos y transparentes velos, a cortos y un poco más blanco. Esto como consecuencia de los movimientos vanguardista de esa la época en los diferentes países del mundo. Pero con gran énfasis en en continente europeo.

¿Por qué se usa el velo?

Como explicábamos anteriormente, esta prenda es reflejo de pureza y honestidad. Por ende, quienes la usen el día de su matrimonio es porque -según la creencia popular- llegaron inmaculadas al día de su boda. Esto con el fin de darle a entender al hombre que ella estará solamente con él luego de la celebración.

Sin embargo, con el pasar de los años ha cambiado. Y aunque la creencia y el significado siguen siendo los mismos, las mujeres suelen agregar esta pieza por un tema tradicional en la familia. Lo que genera que se haya vuelto algo opcional en el look nupcial.

Tipos de velos actualmente

Ahora que ya sabemos todo lo que significa esta hermosa prenda, es importante conocer qué clase de velos existen. No obstante, esto siempre va a depender de la novia, pues es ella la responsable de elegir cada uno de los detalles de su apariencia para el día de su boda.

Publicidad

Pero, conozcamos algunos de los más usados y su significado:

cómo usar velo de novia1. Media luna con encaje:

Este es uno de los favoritos de las futuras esposas. Y se conoce con este nombre porque no cubre completamente el rostro de la mujer sino que está hecho en forma de curva, como la media luna. Sin embargo, la parte de atrás es larga y no tiene ningún tipo de encaje. Esto solo se ven en la parte de adelante que es la más llamativa.

Suele ser el que más compran por la comodidad. Ya que al levantarlo de la cara queda perfectamente ajustado en la parte de atrás.

2. Tradicional transparentecómo usar velo

Este es el que solemos ver en las películas de amor. Es un clásico velo de color blanco opaco con un corte hasta la cadera de la novia. Se considera que este es el idóneo pues cubre en su totalidad la parte media del cuerpo de la futura esposa.

Y esto, según la tradición, es lo ideal para demostrar la pureza de la mujer. Sin embargo, actualmente no es el más usado. Las novias se están inclinando más hacia un corte hasta el cuello.

Publicidad

Sin embargo, no deja de ser la prenda más conocida. Quizá por eso Hollywood continuamente usa este modelo de referencia para las escenas de bodas.

Lo cierto es que es hermoso y sumamente práctico.

3. Velo “Meghan Markle”:

Y es que la boda real fue tan impresionante que se tomará como referencia el nombre de Meghan para describir este tipo de velo.

Se caracteriza por llegar hasta el final del vestido, y en algunos casos tocar el suelo. La elegancia de esta pieza es evidente y Meghan lo supo reflejar muy bien.

Es considerado uno de los favoritos de la realeza, y desde principios de siglo quienes forman parte de la corona han optado por este corte.

Sin embargo, los adornos o encajes no suelen ser muy llamativos. Esto porque lo que captará la atención es la elegancia del velo y su diseño tradicional.

Usar o no usar velo: la gran pregunta de la actualidad

El decidir si usarlo o no dependerá de cada novia. Sin embargo, las tradiciones están volviendo a estar de moda. Es decir, los clásicos vestidos largos blancos, joyas pequeñas y simples y peinados recatados volvieron a la palestra.

La moda está cambiando, y con ella llegan cosas que creíamos perdidas. Así que quizá empecemos a ver más clásicos blancos y menos colores pasteles. Este 2018 llegó con vientos de cambio, y parece que se están imponiendo.

Más de Lailyn Buvat