Claves para saber si tu pareja sufre el síndrome de Peter Pan

Todas crecimos con cuentos de hadas y la idea de tener un príncipe a nuestro lado era fantástica, pero desafortunadamente estas historias no son reales.

Por lo que Peter Pan y Wendy dejaron de ser personajes entrañables para convertirse en trastornos de personalidad que requieren medicamentos y terapias.

Ver más: Señales para saber si padeces el complejo de Cenicienta

Estos síndromes patológicos son multifactoriales, ya que dependen de la psique de la persona y de cómo fue la relación del individuo con sus padres durante la infancia, refiere la especialista en Psicología Clínica, Amparo Aliseda Llera.

Resalta que hay personas que tienen una psique más fuerte y otras más débil, o bien más fantasiosa, además de la relación que hubo con los padres en la infancia: si fueron estrictos, permisivos, o ayudaron a ver la realidad o la distorsionaron, entre otras condiciones.

Respecto al síndrome Peter Pan, refiere que son personas que no quieren crecer, no quieren madurar, les cuesta mucho la independencia, la responsabilidad. “Ellos viven el presente”, detalló Aliseda Llera.

Publicidad

A este tipo de personas les aterra el compromiso, la responsabilidad y son muy inseguras, insatisfechas con lo que la vida adulta les ofrece; en lo general son personas frustradas porque no pueden vivir en la despreocupación propia de un niño, son incapaces de responsabilizarse de una familia o de mantener un trabajo. Y desde luego, totalmente incapacitados para comprometerse en una relación de pareja.

Hablamos también de personas egoístas, egocéntricas y narcisistas que, al igual que un niño, necesitan atención constante y mucho cariño.

Son joviales por naturaleza y cuentan con una sonrisa permanente que llevan la propuesta de vivir el presente hasta sus últimas consecuencias; también son personas divertidas que saben disfrutar de los placeres de la vida como nadie, pero que cuando se ven atacados, acorralados por obligaciones inevitables, o cuando alguien les reprocha su actitud irresponsable, son capaces de mostrar su lado más cruel y dañino.

Un hombre con este síndrome encierra muchos riesgos, pues a simple vista se le puede considerar como un hombre ideal y es muy fácil caer rendida a sus encantos y a su propuesta de vivir la vida intensamente.

En él pueden encontrarse todas las características que más valoras en un amor: la aventura, la diversión, la pasión y la intensidad. Pero en él se encierran también todos los tipos de hombres que debes evitar, pues se trata de una persona tóxica; ya que si intentas dar un paso más en la relación, en el mejor de los casos saldrá huyendo.

Publicidad

Mientras que en el peor de los escenarios se quedará en una relación en la que tú serás la encargada de satisfacer TODAS sus necesidades materiales y emocionales y de proporcionarle la seguridad sin responsabilidad que él necesita.

Por Adriana Uribe