El amor es tan adictivo como la cocaína

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford demostraron que los sentimientos que causan el amor son muy eficaces para aliviar el dolor, las cuales son similares a los analgésicos o incluso al de drogas como la cocaína.

Relacionada: 6 datos científicos sobre el amor 

Ver más: 6 datos científicos sobre el amor

Relacionada: El porno es muchas cosas, pero no adictivo

“Cuando las personas están en fase de apasionamiento, hay alteraciones significativas en su estado de ánimo que influyen en su experiencia del dolor. Estamos empezando a identificar algunos de esos sistemas de recompensa en el cerebro, y a reconocer cómo influyen en el dolor”, aseguró Sea Mackey, autor principal del estudio.

Los expertos concluyeron que quizás ese sentimiento involucra a sistemas cerebrales similares a los que se ven en las adicciones. Los cuales están relacionados con la dopamina, un neurotransmisor que influye en la recompensa, ánimo y la motivación.

Publicidad

Para llevar a cabo la investigación, los científicos reunieron a 15 estudiantes (8 mujeres y 7 hombres) que estaban en los primeros meses de su relación.

“Queríamos que los sujetos que se sintieran eufóricos, energéticos, pensando obsesivamente en la persona amada. De alguna manera suena como una adicción”, explicó el especialista por la selección de sus voluntarios.

A los voluntarios les pidieron que trajeran una foto de su pareja y otra de alguien conocido que sea atractivo. Estas fueron colocadas frente a ellos mientras hacían el experimento. Luego los investigadores midieron los niveles de dolor en pruebas de dolor leve, a través de una maquina de resonancia magnética.

Esto arrojó que aquellas personas que se enfocaron en ver la foto de su pareja mientras les hacían el experimento, tuvieron los niveles de dolor mucho más bajo de lo normal. En cambio, los que se fijaban en la imagen del conocido tenían los niveles de dolor más altos.

“Uno de los sitios claves para la analgesia inducida por el amor es el núcleo accumbens, un centro de recompensa clave para la adicción a los opiáceos, cocaína y otras drogas. La región le dice al cerebro que realmente necesita seguir haciendo esto”, aseguró uno de los expertos.

Publicidad

Con esta investigación, los científicos no buscan que las personas con dolor crónico se fijen en su pareja para disminuir dolencia. En cambio estos creen que al comprender mejor las vías neurales de la obtención de recompensas provocadas por el amor, pueden llevar a mejorar los métodos para producir alivio al malestar físico.

Más de Yessica Mardelli