El buen sexo con diferencias de altura

Si tu pareja y tú se llevan una gran diferencia de altura, el sexo podría presentar ciertos problemas de logística; ya sea al intentar alinear sus cuerpos, o tan sólo para dar un buen beso. Afortunadamente, hay muchas formas de encontrarle la vuelta al sexo, y en su caso sólo hay que agregar un par de centímetros (pero no ahí abajo).

Sexo de pie en las escaleras: Las escaleras les darán o quitarán esos centímetros que están de más en la relación. El más pequeño (de estatura) podría subir 2 o 3 escalones y estarán en la altura correcta para que el otro no tenga que cargar al otro (y accidentarse).

Ver más: Qué le pasa al miembro masculino si deja de tener sexo

Columpio: Hay un par de hoteles que tienen columpios sexuales y si tú eres la bajita en la relación, ambos podrán sacarle ventaja. En primer lugar porque estarás completamente expuesta (y con unos centímetros de más), y en segundo, porque el columpio abre un gran repertorio de oportunidades y posiciones.

Misionero en una mesa: A veces los cuerpos encajan mejor cuando no están directamente arriba el uno del otro, porque uno usualmente tiene panza, senos, o porque uno está más pesado que el otro. Bueno, no es lo más cómodo del mundo, pero si uno de los dos está acostado, y el otro de pie, el escenario se vuelve aún más erótico (y accesible). Esto también proporciona una penetración más profunda, sin quitarle la conexión emocional.

Los límites de la cama: Que el pequeño (a) se acueste de panza al límite de la cama y el otro se arrodille en frente para alinear las partes del cuerpo que importan en este proceso. Puedes poner almohadas en el vientre (para estimular el punto G) y debajo de las rodillas para evitar la fricción del suelo.

Publicidad

Cucharita: Dado que el movimiento es horizontal, la barriga curva o los senos grandes no impiden una penetración profunda, y dado que no están cara a cara, los labios no deben estar alineados. Lo mejor de esto es que hay chance de estimular el clítoris y tocar las diferentes zonas erógenas.

Por Andrea Bouchot

Imagen: Archivo Eme

El buen sexo con diferencias de altura

Publicidad