¿Cómo hago para sorprender a mi pareja?

Ésta es una pregunta típica que se plantean muchas mujeres (y hombres). Es importante tener claro que la responsabilidad de la innovación y del placer no siempre tiene que estar de tu lado, y que también es erótico y divertido planear sorprenderse el uno al otro.

Si está decidido y quieres regalarle un rato de disfrute a tu pareja, estar de ánimo es clave,  tanto para armar toda la escena erótica/romántica como para vivirla. La elección del momento, tiene mucha importancia: cuando hay picos de rutina o aburrimiento, definitivamente una escapada refresca una relación desgastada; o cuando sin razón aparente se quieren experimentar nuevas o ya bien conocidas formas de disfrutar, las sorpresas en la intimidad brindan una carga de buena energía.

Ver más: Claves para juegos eróticos con velas

Sugiero analizar si es asertivo planificar una sorpresa en la mitad de una situación de conflicto, donde los ánimos están caldeados y cuando hay poca o nula voluntad de hacer algo divertido, porque lejos de aliviar la tensión, más bien puede potenciarla.

Las sorpresas no tienen que ser exclusivamente en la cama, la intimidad se puede lograr de otras formas y generar bienestar también. Cito ejemplos: una cena romántica, una conversación profunda a la luz de las velas, una sesión de masajes relajantes con olores y música especial para tu pareja, una sesión de besos de sabores con miel o chocolate y para las zonas más íntimas lubricantes de sabores para un intenso sexo oral, son algunas alternativas.

Otra forma de disfrutar es crear escenarios más atrevidos: un baile erótico con coreografía exclusiva para tu pareja, estimularte mientras eres observada, probar nuevas posiciones sexuales, salir de la habitación y explorar otras áreas de la casa, darle un giro erótico a tus muebles tradicionales: la silla, sobre la lavadora, la mesa de la cocina… En fin.

Publicidad

Si es el estilo de ambos, pueden mirar películas sexualmente explícitas o incluso hablarse “sucio” si les resulta excitante.  Todo aderezado con lencería para la ocasión y lo más importante: ¡con ganas de hacerlo!

Existe una larga lista de ideas para disfrutar. Lo que se elija, debe ser algo con lo que te sientas a gusto y que te libre de obligaciones. Por otra parte, escoge ideas que se parezcan a tu pareja. A veces, el afán de la creatividad o las historias de “amigas” que sorprendieron a sus parejas, pueden ser avasallantes y poco realistas.

No pasa nada si se le advierte a la pareja que esa noche habrá algo especial. Igual no tendrá idea de los detalles, puedes ir alborotando su imaginación con fotos, mensajes escritos o de voz que activen sus fantasías.

A veces la vergüenza y/o el miedo a proponer cosas nuevas, impide innovar el repertorio erótico; ármate de valor y conversa con tu pareja para asegurar las cosas que le gustan y luego planifica como convertirás esa ocasión en memorable.

Cuéntame cómo te fue @michelaguarente

Publicidad

Por Michela Guarente

Más de Equipo Eme