Cómo montar tu autoestima en un par de tacones

Todas, y me incluyo en el paquete, hemos sufrido de autoestima baja. Nos hemos menospreciado, hemos aceptado relaciones tóxicas de todo tipo. Nos hemos criticado hasta el cansancio y ¡nos hemos comparado con todo Dios!

Hemos pasado por momentos muy grises en los que no le vemos sentido a nada. Todas hemos pasado por esos momentos de “hoyo negro” de “nube gris” o de “Me voy a comer un gusano”…  Vamos a dejar de ser víctimas de nosotras mismas de una buena vez y comencemos a crear la vida que sí queremos. Así que agarra tu par de tacones favoritos y vamos a subir esa autoestima:

Ver más: 4 tips para cuidar tus tacones

Basta de agresión

Si escucharas lo que te dices algunas veces, te tendrías compasión. Te aseguro que la manera en la que te criticas, te regañas, te menosprecias o te hablas no se lo harías ni a tu peor enemiga, entonces: ¿para qué lo haces contigo?

De ahora en adelante te pido que estés atenta a las palabras que te dices, a tu discurso contigo. Yo hace años me cantaba “soy una vaca lechera”, cuando algo me quedaba apretado, hasta que me di cuenta de que me estaba agrediendo. Trátate con amor, porque los demás te tratarán como tú te trates.

Acepta cumplidos

¡Estás más delgada! – Eso es el negro, que adelgaza.

Publicidad

¿Tienes el cabello radiante! – Debe ser la luz.

¡Te queda bello ese vestido! – ¿Te parece?

¿Hoy estás hermosa! – Serán tus ojos.

No, señoritas, den las gracias. Acepta que eres perfecta, así tú no te lo creas. Cuando dejas de poner afuera la belleza que viene de adentro de ti, lo que tú proyectas, entonces comienzas a valorar los cumplidos y piropos de los demás.

Ama tu cuerpo

Deja de estar echada y muévete. El ejercicio aumenta la energía, las ganas de vivir y de hacer cosas. No te tienes que convertirte en una adicta al gimnasio (a mí no me gustan) pero con media hora que camines es suficiente.

Publicidad

Come como si amaras cada bocado. Disfruta sanamente de tu alimentación. Tu cuerpo es tu templo. Al comenzar a hacer cambios, te verás más hermosa porque te sentirás mucho mejor.

Haz lo que amas

Yo he trabajado en lo que saliera. Vivir en otro país que no es el tuyo muchas veces te lleva a trabajar en lo que sea para “sobrevivir”. Eso se entiende, pero haz algo que ames. Si tienes que trabajar en algo que no te gusta, pero cantas, por ejemplo, entonces no dejes de cantar. Siempre haz algo que te guste hacer, hasta que puedas dedicarte con toda tu alma a vivir de lo que te apasiona. Ponte metas, ponte fechas, les juro por Dios que nada es imposible.

Enfócate en lo que tienes

Es fácil decirlo y una tarea titánica crear el hábito. ¿Nos regalamos 21 días de ver solo lo bueno que tenemos y no lo que nos falta? Yo he tenido mis épocas en las que sólo veía lo que no tenía y nada me salía bien. Cada noche antes de irte a dormir agradece lo que tienes.

Adiós tóxicos

Gente que te utilice, que sólo te busca por interés, que te haga daño, que no te valore o te maltrate: ¡BIEN LEJOS! Rodéate de gente que te acompañe en tus sueños, que se parezca a ti, que te quiera bonito y te acepte como eres.