Sploshing: entre el amor a la comida y el deseo sexual

No a todas nos gusta ni excita lo mismo, es por eso que en medio del afán de encontrar nuevos métodos de mantener la llama encendida algunas personas recurren a las fantasías eróticas y los fetiches más raros

Dentro de la categoría de deseos fetichistas conocida como “wet and messy” la cual  incluye elementos no comestibles como pintura, aceite o barro para el placer sexual, está el sploshig.

Ver más: Los fetiches sexuales más extraños

El sploshing es una práctica bastante común que consiste en esparcir diversos tipos de alimentos o bebidas sobre el cuerpo para experimentar placer sexual, el cual aumenta al comerlos.

Lo mejor de este fetiche es que, a diferencia de otros, su práctica es segura e indolora. Claro está que no todos comparten el mismo ánimo para llevarlo a cabo: a algunas personas puede resultarle repugnante y antihigiénico. Aunque vale la pena intentarlo, el Kamasutra lo menciona como una actividad muy placentera.

El origen del sploshing se remonta a la época de los antiguos griegos y romanos, quienes durante esta práctica disfrutaban ser cubiertos por alimentos cremosos o pegajosos como huevos, aceite, chocolate líquido y leche. También disfrutan verter sustancias calientes o espumosas al interior de su ropa interior o sentarse sobre ella, pero so ya es otro tema.

Publicidad

Algunos sexólogos y psiquiatras recomiendan utilizar alimentos livianos y dulces, como frutas y chocolates. Lo más importante es que nada de lo que se use pueden provocar infecciones o irritaciones en la piel. Así que debes de tener cuidado con lo que selecciones.

Por Génesis Amaris