Diferencias entre el sexo de película y el real

Las escenas eróticas en las películas de Hollywood son molestas. Y ¿sabes por qué?, porque son puras mentiras. Si el porno es malo para los hombres, las películas románticas son malas para nosotras. No sólo nos hacen pensar que el príncipe azul existe, sino que el sexo es placentero y romántico… Y la triste realidad es otra.

Orgasmo simultáneo: Sí existe, pero es muy raro. De hecho, sucede una vez cada 100, si es que tienes suerte. Pero eso no tiene nada de malo, mientras no sea él quien termine primero, ambos pueden terminar satisfechos después de un encuentro sexual.

Ver más: Las cosas menos sexys del sexo

Falta de condón: El condón no es sexy, pero eso es culpa del porno y las películas románticas que prefieren abstenerse de su uso. ¡Y está mal! El condón es el único método anticonceptivo que te protege del embarazo y las ETS, así que deberías usarlo en vida real, y en la pantalla grande.

Nadie va al baño: Después de tener sexo, se acurrucan y se duermen románticamente. Pero, ¿por qué ella no va al baño? ¿No hay infecciones urinarias en Hollywood?

Lubricación infinita: En las películas románticas no hay juego previo, pero la mujer lo disfruta al máximo… ¿eso es magia? Porque en la vida real la mujer necesita estimulación manual u oral durante unos 5 minutos mínimo para llegar al orgasmo.

Publicidad

Sexo contra la pared: Esta parece una posición popular en Hollywood, pero en la vida real podría ser la más riesgosa. No sólo porque tú y tu galán podrían accidentarse, sino que tú deberías pesar poco y él debería tener una fuerza y estamina increíble.

En el escritorio: Para tener sexo, las parejas de Hollywood se atreven a limpiar su escritorio, tirar su laptop, sus papeles y hasta la taza del café para hacerlo sobre el escritorio. Y… en la vida real, ¿tirarías tu laptop solo para tener un orgasmo?

Titanic

Por Andrea Bouchot

Publicidad