Las posiciones sexuales más sobrevaluadas

Antes de iniciar con el listado, es importante que sepas que estas posiciones no son, ni peligrosas, ni aburridas, sólo que, gracias a la televisión y las películas, se han vuelto más populares, de lo que realmente deberían de ser. Nos han convencido que éstas posiciones son las más placenteras y eróticas, pero la verdad es que, en la vida real, tienen su gran y horrible dificultad.

Relacionado: Las posiciones sexuales favoritas de las mujeres

Ver más: Posiciones sexuales favoritas en el mundo

Relacionado: 4 posturas de sexo tántrico para evitar problemas sexuales

69: La posición del 69 en teoría debería ser buena. En teoría, ambos deberían terminar satisfechos, pues es el símbolo infinito del sexo oral. Pero en la realidad, solo son 2 cuerpos tratando de satisfacer el otro tanto que se olvidan de su propio placer. Al final del día solamente uno puede llegar al orgasmo, si es que ninguno y, en la mayoría de las veces es el hombre… porque la mujer, quien está casi siempre arriba, sufrirá de cansancio, entumecimiento hasta tortícolis.

En la regadera: ¿Qué podría ser más sexy que tener sexo bajo el agua? Y lo entendemos: el vapor, el agua, cuerpos desnudos, jabón, burbujas, sí, suena erótico. Pero todo el encanto termina cuando no puedes encontrar una posición sin resbalarte, se ha metido jabón a tus ojos y no hay lubricación a pesar de tanta agua.

Publicidad

De pie: A menos de que tu hombre esté hecho de músculo y acero, es muy poco probable que pueda cargarte completamente mientras tienen sexo. En la vida real, tener sexo de esta forma conlleva el cansancio de él y tu estrés por tratar de agarrarte de algo (de él, especialmente) porque en algún momento puedes caerte.

De perrito: Esta puede ser muy divertida, pero rara vez puede ser íntima. Aunque sea tu marido o tu amorcito de 10 años con quien estés teniendo sexo, esta posición es tan primitiva y poco íntima, que solamente podemos sentir la penetración monótona. Y la posición puede empeorar si no sabes utilizarla correctamente, ya que no es la más útil para llegar al orgasmo.

Misionero: ¿Cómo es que la del misionero es la básica? Ah, cierto: el machismo. Bueno, el misionero es increíble y es con la que todas iniciamos, pero definitivamente no es la más placentera. Empezando porque no facilita la estimulación del clítoris y los hombres rara vez adoptan un buen ritmo para nosotras.

Anal: El sexo anal es muy popular y ha sido considerada como una de las prácticas más placenteras, pero en la realidad, es muy delicada. No puedes estar preparada para tener sexo anal en un, dos por tres, debes primero llevar un ritmo lento, trabajar la zona y usar mucho, muchísimo lubricante. Como lo mencionamos, a muchas personas les encanta, pero no es el santo del sexo.

Por: Andrea Bouchot

Publicidad

Más de Equipo Eme