Mapa sexual de ellos

Gorgeous young man laying on bed and looking at you with flirt smile

Como sabrás, el cuerpo masculino es territorio minado. Si no lo conoces bien, en lugar de aterrizar en una zona erógena, lo harías en una zona de cosquillas… y aunque éstas también puedan ser eróticas, sería mucho mejor que aprendieras a dominar su mapa sexual.

La parte externa de su labio inferior: La boca masculina es una zona erógena obvia. Pero chupar esa parte entre el labio inferir y la barbilla es súper sexy. Se ha descubierto que esa delicada curva está llena de receptores nerviosos y tú puedes aprovecharlos, tanto con tu propia boca, como con tus dientes.

Ver más: 8 zonas erógenas masculinas

La parte frontal de su cuello: Las mujeres tienden a prestar atención especial a la parte del cuello entre las orejas y la zona del escote, pero resulta que se están perdiendo de un punto muy estimulante: justo debajo de la manzana de Adán. Según la antigua medicina china, ésta glándula está ligada a los órganos sexuales. Entonces, ¿por qué no probar?

Sus pezones: Los pezones son obvios, ¿no? Sin embargo, hay expertos que dicen que son más sensibles de lo que parece… y no por algo fisiológico, sino por algo social. Para muchos hombres, los pezones son territorio difícil, pues ellos mismos no experimentan con ellos, pero con los de su pareja sí.

El perineo: Muchos hombres no se atreven a permitirnos entrada a esta parte, y es que se encuentra justo después de los testículos, antes de llegar al ano. El punto es que, esa zona tiene un poder orgásmico impresionante. Con un par de roces, ya sea por parte de tu mano o tu lengua, lo ayudarás a llegar al cielo sin problema.

Publicidad

El glande: Cualquier novata creerá que el glande es lo más importante, pero aprender a manejarlo tiene su ciencia. En primer lugar no es la zona más estimulante, pero si se combina con las zonas erógenas que están listadas, las sensaciones llegarán a ser exuberantes.

La cabeza: La cabeza tiene más receptores estimulantes que otra parte de su paquete, pues es la punta del iceberg y tiene muchísimas terminaciones nerviosas. Lo difícil es aplicar cantidad de presión correcta para no lastimarlo, pero sí para darle placer.

Los testículos: Las joyas de la familia son importantes en su totalidad, pero debes prestarle especial atención a esa zona que separa a ambos testículos. Resulta que esa intersección es rica en terminaciones nerviosas, y muchas mujeres no le hacen caso.

Frenillo: El punto F se refiere a a esa pequeña parte de piel debajo de la corona del pene donde se conecta la cabeza con el glande. Dado que está en un lugar medio escondido, no recibe mucha atención, pero es un punto rico en terminaciones nerviosas que deberías aprovechar.

Por Andrea Bouchot

Publicidad

Imagen: Archivo Eme

Más de Equipo Eme

¡Mantén en buen estado los pisos de cerámica con estos materiales!

Alarga la duración del piso y economiza siguiendo estos consejos
Leer más