Verdad, reto ¡Sexo!

¿Está lloviendo y no se te ocurre qué hacer? Un juego de verdad y reto podría ser tanto atrevido, como erótico. ¡Y no es infantil! Los adultos también pueden jugarlo, siempre y cuando hagan las preguntas y los retos adecuados

Reto: Hazme un striptease. Seguro nunca te atreverías a hacerlo si no fuera por un reto, e igual y ni siquiera con el reto te animarías, pero ¿no crees que te lo está pidiendo por algo? Créeme, no es para verte hacer el ridículo, sino porque realmente eres sexy a sus ojos.

Ver más: Lo que a tu novio lo da mucha pena preguntarte

Verdad: ¿El lugar más loco en el que has tenido sexo? Si no eres celosa, no te importará escuchar un poco de su pasado íntimo. Esta pregunta los ayudará a conocerse un poco mejor, ya que si tu chico se atreve a hacerlo en el baño de un avión, seguro no tendrá problemas en satisfacer tus fantasías.

Reto: Desabrocha mi bra con una mano. La mayoría de los hombres tienen graves problemas con los sujetadores. Comprueba qué tan talentoso es tu pareja y aprovecha la oportunidad de liberar tus senos en su presencia. Igual y terminan haciendo algo más, o riéndose como locos.

Verdad: ¿Qué es lo que más te excita? Si son tus senos, podrías usar algo escotado. Si son tus caderas, ¿qué tal un bailecito? Igual podrían ser sus labios, y así seducirlo con una que otra mueca sexy. Créeme, este dato te conviene saberlo.

Publicidad

Reto: Quítate una prenda de ropa. Puedes decirle exactamente qué prenda, o dejarlo tomar la decisión. Aunque deberías elegir tú, ya que podría ponerse listo y quitarse tan sólo un calcetín ¿y cuál sería la diversión de eso?

Verdad: ¿Dónde te gustaría tener sexo? Si han estado pensando en tener sexo en el mismo lugar, ¿qué los detiene a intentarlo? Ahora, ¿y si te sorprende con un lugar que nunca se te había pasado por la mente?

Reto: Tócate. Esta podría ser un arma de doble filo; o podría excitarte, o podría asustarte de por vida. No, no es cierto, pero podría ser una buena oportunidad para conocerse más e iniciar el juego previo.

Por Andrea Bouchot

Imagen: Archivo Eme

Publicidad