Tinder: la aplicación para ir de cacería

Tinder
Si estás sola es porque quieres ;)

Creada en 2012 por los estadounidenses Sean Rad, Justin Mateen y Jonathan Badeen, el objetivo de esta popular aplicación es la formación de parejas de una manera más dinámica y entusiasta que la convencional.

“Hola bonita, un placer” esto fue lo que me dijo el primer candidato en Tinder tras bajar la aplicación en mi celular. Es una especie de juego que está siendo cada día más utilizado por su sencillo y efectivo funcionamiento. Ha generado una especie de revolución en el mundo de las citas virtuales por su rapidez y simpleza y porque es, ante todo, gratis.

Ver más: Jaha, el Tinder para los runners

Puedes elegir los perfiles que prefieras, tiene un límite para conectarte con personas que estén a un máximo de 100 km de tu lugar de residencia. Buscas mediante las edades de tu preferencia o el género.

La psicoterapeuta Dora Paredes destaca que la comunicación a través de la pantalla y el teclado “lo aguanta todo” y que la única manera de tener la certeza de que es la persona que realmente buscamos es conviviendo con ella. “La webcam, si bien ayuda, no es suficiente para conocer al príncipe azul o a la princesa de sus sueños”.

Paredes recomienda tener mucha precaución, porque en los sitios web, aplicaciones y salas de chat, no existe un verdadero control social. Incluso menciona que hay la posibilidad de encontrar gente que suplante su identidad o cree cuentas falsas: “No todo lo que brilla es oro”.

Publicidad

Tinder para sexo casual

Experiencias

Sergio de 34 años cuenta su experiencia. “Descargué la aplicación por diversión, me ha gustado por la discreción que ofrece y he tenido la oportunidad de tener contacto con unas tres personas de las cuales llegué a conocer a una, pero cuando nos vimos quedamos como amigos… ”.

Para Teresa de 29 años Tinder fue más efectiva. “Desde el primer día que la descargue tuve matchs con varios hombres y hace unos tres meses conocí a uno de ellos. Cuando nos vimos por primera vez se comportó muy diferente, ya que por chat mostraba otras intenciones, pero en realidad lo único que quería era sexo casual. Así ocurrió y luego no supimos más el uno del otro. En mi experiencia, en Tinder uno debe tener claro que es lo que busca y transmitirlo abiertamente”.

La psicoterapeuta Dora Paredes asegura que no hay mucha diferencia entre cómo una persona llega a nuestra vida a través de la red o conocerla en vivo y directo: “Buscar pareja por estos medios equivale a llegar a la barra de un restaurante e invitar al hombre o mujer más cercano a nuestra silla a compartir un trago”.

Publicidad

Sin embargo, menciona que la verdadera diferencia la hace el contacto, destacando que en un encuentro virtual no hay espacio para un apretón de manos, un abrazo o el besito de despedida. “La química que determina si una persona es afín emocional y físicamente, no existe en las líneas de un chat”.

Tinder la aplicación para conseguir pareja

Cómo funciona

  • Con tan sólo un like recíproco a un perfil, abre un servicio de chat. Una vez que las dos personas se gustan, pueden abrir un chat de conversación para conocerse mejor y planificar una cita.
  • Se deslizan las fotos, al lado izquierdo para desecharlas y hacia el lado derecho para darle el visto bueno.
  • Te señala la edad, los amigos en común, los temas o cosas que les gustan a ambos y fotos que tengan en Facebook.

El uso de la aplicación es sencillo, lo complicado es ver con claridad hasta dónde se puede llegar y qué es lo que se busca por este medio.

Cuéntanos, ¿has tenido alguna experience en Tinder que quieras compartir?

Más de Equipo Emedemujer