¿Colegas conflictivos? Cómo convivir en el trabajo

Uno no elige a sus colegas. Por eso muchas veces toca trabajar con personas con las que uno no tiene afinidad. Esto, sin embargo, no debería influir en el trabajo. Lo mejor en esos casos es mantener una relación pragmática con esos colegas y dejar las cuestiones personales de lado. El trabajo es como las relaciones comerciales: no hace falta quererse.

Cómo sobrellevar el trabajo en equipo

Ver más: Cosas que no debes revelar en el trabajo

Sin embargo, es más productivo que la relación con los colegas sea buena. Cada uno puede hacer su aporte modificando su actitud, abriéndose a la idea de que el otro pueda quizá caerle bien. Esto ayuda a tener una actitud más positiva hacia el otro, que probablemente reaccione de mejor forma. El mismo principio -conocido como “efecto de resonancia y aceptación”- funciona también al revés. Por eso, si uno se cierra ante un colega, no debería sorprenderse si el otro reacciona más bien negativamente.

Una opción es tratar de encontrar virtudes positivas en el colega conflictivo. En general, todos cuentan con algunas. Para eso hay que estar dispuesto a conocerlo un poco mejor. A veces, una breve charla en la cafetería o durante el almuerzo ayuda a despejar una mala imagen del otro.

Cómo manejar el estrés en el trabajo

Publicidad

Si todo eso no ayuda y simplemente no se soporta al colega, lo mejor es cruzarse lo menos posible. Esto no siempre es factible, sobre todo si se debe trabajar en un proyecto con el otro. Si el colega no trabaja como es debido y eso perjudica la labor de uno, lo mejor es intentar hablar. Las personas suelen ir tan lejos como se las deje, por eso a veces es necesario trazar un límite.

Desde ya, no sirve hacer sólo reclamos. Es más constructivo hablar desde el punto de vista propio y explicar cómo el desempeño del otro repercute en el trabajo de uno mismo.

Lo mejor es intentar solucionar los problemas entre los dos. No se recomienda molestar al jefe con estas cuestiones, ya que esto suele percibirse como una actitud infantil. Lo más probable es que éste tampoco pueda tener completa dimensión de la situación y simplemente pida que los dos tengan más profesionalismo, lo cual no dejará a ninguno en el lugar de vencedor.

dpa

Publicidad

Más de Equipo Eme

¿Por qué deberías ir al psicólogo al menos una vez en la vida?

Deja atrás los estigmas y aprovecha los beneficios de esta profesión
Leer más