Cómo coordinar un equipo sin morir en el intento

¿Muestras tu verdadera personalidad en el trabajo?

Ser ascendido por primera vez y pasar a tener un equipo a cargo es todo un desafío. Las cualidades que uno debe poner a prueba son totalmente distintas y siempre es bueno tener un consejero más experimentado que acompañe esos primeros pasos al frente de un departamento. Pero hay un factor que es clave: sólo tendrá éxito quien sepa valorar a su equipo y, sobre todo, demostrárselo.

Cómo sobrellevar el trabajo en equipo

Ver más: Cómo sobrellevar el trabajo en equipo

Entre los principales “skills” requeridos están la empatía, la capacidad comunicativa y la habilidad para solucionar conflictos. Son elementos fundamentales que deben acompañar la formación estrictamente profesional de quien asuma una posición de liderazgo en una compañía.

Por eso es tan importante que las empresas les brinden a sus empleados no sólo cursos de perfeccionamiento profesional, sino también de desarrollo de ese tipo de capacidades. Porque al ser ascendido no hay esperas: uno pasa a ser “jefe” desde el primer día. Y debe cumplir de entrada bien con ese papel.

El primer ascenso tiene sus complejidades, ya que a veces se hace difícil hablar con otras personas sobre las dificultades que trae aparejadas esa nueva función. Uno no quiere hablar con sus superiores para no dar la impresión de que no es el adecuado para cumplir esa función y, al mismo tiempo, no puede quedar al descubierto comentando temas con sus subalternos.

Publicidad

Lo ideal es tener una especie de mentor dentro de la compañía o incluso participar en alguna jornada o seminario externo que permita intercambiar experiencias con pares de otras empresas.

La situación es particularmente compleja si uno es designado como líder del equipo en el que antes era uno más. La dinámica hacia los compañeros de trabajo cambia radicalmente.

Una situación particularmente delicada se da cuando ascienden a un compañero joven, que de pronto pasa a dirigir a personas mayores y de mucha mayor antigüedad en la compañía. Allí lo importante será encontrar el punto justo entre la experiencia que puedan aportar esas personas y las ideas nuevas del superior más joven.

¿Colegas conflictivos? Cómo convivir en el trabajo

Ya nombrando estas pocas aristas queda claro que son muchas las complejidades a tener en cuenta. Por eso hay consultoras que se dedican justamente a ofrecer cursos en áreas relacionadas con el manejo de conflictos y expectativas, la capacidad de delegar tareas y de escuchar al equipo o de aportar feedback constructivo. Eso sí: dentro de ese proceso es primordial saber reconocer los puntos fuertes y débiles que tiene uno mismo.

Publicidad

Si uno ve que está flojo en alguno de esos aspectos, más vale buscar más información e intentar reforzarlos. Desde ya, lo importante es intentar aplicar lo que uno va aprendiendo en esos cursos, sobre todo porque en la vida real las condiciones siempre son algo distintas.

Cada equipo tiene un caso particular. Puede ser un empleado que no trabaja como debiera porque es muy desordenado o alguien que presenta cierta inestabilidad emocional. Es importante abordar esas problemáticas para que no crezcan y, en el mejor de los casos, hallar una buena solución.

También es fundamental valorar al equipo. Ningún jefe podría ser bueno sin su equipo, y eso es algo que hay que hacerles ver a los empleados desde el primer día.

Los empleados son quienes aportan sus conocimientos profesionales y conocen la estructura de la empresa. Si viene alguien a explicarles algo básico, suelen reaccionar muy mal.

Un buen jefe debe generar buenas condiciones de trabajo. Eso no se logra de hoy para mañana, desde ya. Puede que el primer año sea un período de excepción hasta que se acomoden las partes. Pero lo fundamental es trazar la hoja de ruta para integrar de un modo activo a todas las partes involucradas.

Lograr tener autoridad sin ser, desde las formas, uno más del equipo y sin caer tampoco en la postura del jefe altivo es todo un arte. Más vale asesorarse y no buscarlo en base a un prueba y error.

Por Verena Wolff (dpa)

Más de Equipo Eme

Amigdalitis y otras enfermedades que puedes evitar si sigues estos tips de limpieza bucal

Sigue estos consejos para mantener tu boca limpia y sin gérmenes
Leer más