¿Eres la persona tóxica en la relación?

Identificar una persona toxica es bastante fácil, solo tenemos que darnos cuenta cuando nos rodea de su negatividad y nos roba nuestra energía

Relacionada: 7 tips para salir de una relación tóxica 

Ver más: ¿Qué hacer si trabajas con una persona tóxica?

Relacionada: ¿Qué hacer si trabajas con una persona tóxica? 

Es una verdadera pesadilla tener como pareja alguien así, pero ¿qué ocurre si tú eres la tóxica en la relación? Para identificar si de verdad eres la manzana podrida te damos varias características, para que puedas intentar mejorarlas.

Odias muchas cosas de tu pareja

Publicidad

No todas las personas estamos programadas para llevarnos bien y mucho menos para dar por alto algunos cosas que nos molestan, pero esto si ocurre al principio de la relación simplemente “no lo vemos”.

Que importan si mastica muy duro, o habla demasiado alto en el cine o no le gusta leer ningún libro… Todo esto lo dejamos pasar porque en los primeros meses del romance porque todas estamos ciegas de amor.

Pero el tiempo no perdona, y con él las personas tóxicas comienzan a guardar esa frustración y desagrado por aquellas cosas, hasta que un buen día explotan.

Te pones agresiva muy rápido

Es normal molestarse de vez en cuando, pero si eres alguien que tiene un muy mal carácter y humor es posible que llegues a “intoxicar” a tu pareja con tu mal genio.

Publicidad

Discutir por pequeñeces no será tan simple como se pensaba, ya que es posible que ambos hablen con la misma intensidad, y vivir de peleas en peleas no es recomendable para nadie.

Te gusta mantener el control

En cualquier relación existen un tira y afloja con respecto a los temas de dinero, familia, tiempo libre, entre otros. Pero si tu no aceptas ninguna negativa sobre tus opiniones e ideas solo creas una nube negra sobre tu relación.

Eres extremadamente celosa

Los celos pueden ser “importantes” para algunas parejas, ya que con esto sienten que son deseadas y queridas. Sin embargo, ser demasiado territorial con tu novio no es conveniente ni sano para ninguno. Esto solo demuestra que eres insegura y tienes baja autoestima, por esa razón marcas muy bien tu territorio. Pero esta situación solo generará desconfianza y poca intimidad.

Siempre eres la víctima

Esta es la carta preferida de cualquier persona tóxica, luego de meter la pata en cualquier momento, recurre al llanto y a la lamentación, buscando ser perdonada por su conducta.

Pero esta jugada tiene un doble filo, algunos se las creen y se disculpan inmediatamente, mientras que otros ya saben que siempre lo haces y no te prestarán atención.

Más de Yessica Mardelli