¿Se está desenamorando de ti?

Woman standing with broken heart

Ha llegado ese momento en que el hombre de tu vida ha empezado a distanciarte de ti… y te preguntas: ¿acaso se está desenamorando? ¡No entre en pánico! Acá te podemos ayudar

Puede que solo necesite un poco de espacio, pero también es posible que ya no quiera seguir en la relación. Y es normal que te asuste esto, pero antes de actuar por desesperación, lee esto:

Ver más: 3 reglas de oro para los amigovios

  • Calma y sigue adelante. El cambio y el crecimiento son parte de cualquier relación, y siempre habrá temporadas en las que será más difícil que otras. Recuerda de ver todo en perspectiva. Solo porque ha cambiado un poco, no quiere decir que la relación ha terminado, y tampoco quiere decir que no podría regresar a ser lo que era.
  • No dejes que tus emociones le ganen a tu lógica. Trata de no pensar y hablar con base en tus sentimientos. Antes que nada, piensa bien las cosas desde una perspectiva práctica, y una vez que decidas qué rumbo tomar, elige el momento adecuado para desahogarte.
  • Revisa qué estás haciendo. Las relaciones van de la mano con algo bueno y algo malo. A veces empezarás a construir hábitos que afecten tu pareja de manera negativa sin siquiera darte cuenta. Pero tampoco seas muy dura contigo misma; así como hay malos hábitos, seguro también hay buenos que nutren su relación.
  • Empieza a trabajar en una solución. Una vez que hayas hablado con él y descubierto cuáles son los problemas, es hora de cambiar de perspectiva. Dependiendo en qué está causando los problemas, deberían buscar una solución en equipo. Llorar y gritar parecerá más sencillo, pero realmente no ayudará.
  • Sedúcelo de nuevo. Los hombres también necesitan romance. Quizá no en la misma forma ni cantidad que las mujeres, pero aún así les hace falta. ¿Qué hiciste originalmente para robarte su corazón? ¿Quién eras cuando te conoció? Con el paso del tiempo te volverás complaciente y cómoda con lo que tienen juntos, pero no deberían dejar de tratarse con cariño. Evita que se vaya desenamorando con la rutina.

Por Andrea Bouchot