¿Sabes qué te puede ocurrir si no lavas correctamente tu sostén? ¡Conoce los daños!

lavar el sostén

Todas tenemos nuestras extrañas (y algo dudosas) rutinas que nos permiten demorar la época de lavado lo más posible. Pero hay un límite, ¿no? Antes de que te des cuenta tu propia ropa te puede hacer sufrir las consecuencias. Por eso, conoce qué pasa cuando decides no lavar el sostén…


La higiene personal va más allá de solamente bañarse todos los días. Y esto se debe a que el mal olor no es solo producto de nuestro sudor diario, sino también de la fricción entre nuestra ropa y nuestra piel.

Ver más: ¿Lavar la ropa a mano o en lavadora? ¡Aprende cómo hacerlo!

No es un secreto para nadie que, por lo general, dejamos pasar nuestro “día de lavado” para la semana siguiente. Y es que la rutina muchas veces nos obliga a dedicarle tiempo a cosas diferentes. Sin embargo, este es un error muy común en las personas, sobre todo en los jóvenes que están viviendo solos.

El bra es -sin duda- una de las piezas fundamentales de nuestro outfit diario. Y por eso se puede llegar a convertir en la prenda más sucia… Lavar el sostén puede no estar entre tus prioridades, pero cuando conoces los riesgos de colocártelo a pesar de la suciedad lo pensarás dos veces…

Riesgos de no lavar el sostén periódicamente

Publicidad

Esta prenda puede pasar meses sin sentir el agua de la lavadora. Y eso se debe a que no solemos tener suficiente, o que siempre usamos uno en específico. Si bien es cierto que lavar el sostén casi diariamente es un grave error, no puedes dejar de hacerlo por lo menos  una vez a la semana…

Esta prenda succiona la piel muerta y el sudor de nuestro día a día y el resultado de ello es: deterioro de la pieza.

Cosas asquerosas se acumularán en esta prenda:

Bacterias, aceite corporal, suciedad, crema, microorganismos, hongos… Y estos son solamente algunos elementos de la punta del iceberg. Entre más tiempo pases sin lavar tu lencería, más suciedad se acumulará en ella. Quizá por su cuenta no son dañinas, pero júntalas y tendrás una fiesta con tu piel.

El resultado de esto puede venir con erupciones, espinillas y hasta hongos en la aureola. Por eso, es necesario que tengas diferentes tipos de sostenes:

  • Para hacer deporte
  • El que utilizas para trabajar (deben ser por lo menos 3)
  • Con el que sales a hacer las compras
  • Un bralet

El intercambiar diariamente por algunas de estas piezas hará que tu piel no se vea tan afectada por la suciedad que acumula tu sostén.

Publicidad

Tu sostén empezará a oler mal… Y tu ropa se impregnará de ese olor:

Seguramente te has dado cuenta que después de cierto tiempo las cosas, especialmente la ropa, empieza a oler mal. Y tus sostenes no son la excepción…

Si importar qué tanto perfume uses, si vas al gimnasio de manera regular y no lo lavas, en poco tiempo desprenderá un olor desagradable. Y aunque tú te acostumbres después de un rato, la verdad es que los demás lo notarán en seguida.

El olor del día a día se queda impregnado en esta prenda. Y poco a poco se convierte en parte de ella hasta que no haya más remedio que botarla. Por eso, te recomendamos lavar semanalmente los sostenes de hacer deporte, al igual que los de uso diario.

Evite el mal olor, dale un cariño a tus prendas…

Podría mancharse:

Este es sin duda el más común.

Tu desodorante será tu mejor amigo hasta que manche tu sostén después de no lavarlo por un par de semanas. La única forma en la que puedes salvar tu lencería es comprándola de un color oscuro. Pero la verdad es que ésta no es la solución para tus problemas de higiene.

Al igual que tus senos, las axilas tienen gran parte de las glándulas sudorípadas del cuerpo y eso significa: exceso de sudor. Aunque el desodorante evita que el mal olor te invada, el sudor que desprenden esta parte del cuerpo es común -y natural. Por ende, es muy probable que tu prenda no solo se manche, sino que también agarre el olor que desprende tu axila…

Podrías desarrollar acné al no lavar el sostén correctamente:

Esto es muy probable que suceda si utilizas sostén deportivo usualmente. La lencería con sudor es posiblemente una de las causas principales del acné, y si todavía no sufres de esto ¡no lo tientes!

Dado que son prendas increíblemente ajustadas, todas las bacterias se acumulan y causan fricción. Después, podrían empezar a desarrollarse barritos y granitos en la espalda. Los deportistas tratan de cuidarse mucho de este padecimiento, porque es uno de lo más comunes a nivel dematológico.

Sin embargo, el consejo que te podemos dar para disminuir este riesgo es: utilizar talco en la espalda y en la parte de adelante de los senos. ¿Por qué? Muy sencillo. El talco funciona como una especie de “antitranspirante” y absorbe el sudor de tu cuerpo. Este es fácil de eliminar y no se pega a tu ropa. Por ende, si utilizas un poco de este polvo, es muy poco probable que el acné toque las puertas de tu espalda.

Aplica esta táctica cada que vayas a hacer deporte. Y no solo te sentirás más fresco, sino más limpio…

Podrías tener una infección:

La ropa es una de las causas principales de irritación en la piel. Y esto sucede porque casi nunca son de la talla correcta y no reciben los cuidados adecuados. Además, por el calor y el sudor podrías presentar enrojecimiento, irritación y hasta una infección en la piel específicamente en el área de tus senos.

Lavar tu sostén es necesario si quieres evitar infecciones en tu piel. Que van desde hongos hasta posibles cadillos.

Un estudio nacional reveló que usar esta prenda por más de 7 horas es nocivo para la salud. Y esto se debe a que oprimimos los senos y cerramos las vías que van a los nódulos linfáticos. Lo que provoca -inevitablemente- la acumulación de líquidos, blandura del tejido y la formación de quistes.

El movimiento natural del pecho al caminar, cuando no se lleva la prenda, produce un masaje que permite que la linfa circule. Así que cuando lo llevamos por mucho tiempo, esto no ocurre y puede llegar a producir alguna infección interna o externa.

Más de Lailyn Buvat