Dile adiós a las causas del mal aliento con estos simples pasos

Todo lo que debes saber sobre el mal aliento

El mal aliento, medicamente llamado halitosis, puede ser consecuencia de malos hábitos de salud dental. Ello puede ser un signo de otros problemas de salud referente a tu sistema digestivo o respiratorio. Sin embargo, las causas del mal aliento son diversas, desde una mala higiene hasta problemas estomacales, es por esta razón que necesitas conocer qué ocurre realmente en ti para eliminar este vergonzoso olor.

Algunas de las causas del mal aliento son:

Alimentación

la alimentación tiene un papel muy importante en las causas del mal alientoBásicamente, todos los alimentos que comes se empiezan a descomponer en la boca. Si consumes alimentos con olores fuertes (como ajo o cebolla), el cepillado y el uso de hilo dental, incluso el enjuague bucal, simplemente cubren el olor temporalmente. Este no desaparecerá por completo hasta que los alimentos se digieran en su totalidad.

Ver más: Por qué tenemos mal aliento por las mañanas

Sin embargo, existen varios tipos de alimentos enemigos de la buena higiene bucal.


Debes evitar el ajo, el café, la cebolla o especias en general. Expertos aseguran que las manzanas, zanahorias, peras, sandía o kiwi ayudan a combatir ese mal olor.


¿Por qué los malos hábitos causan mal aliento?

Si no te cepillas, ni usas el hilo dental todos los días, las partículas de alimentos pueden permanecer en su boca. Esto promueve el crecimiento bacteriano entre los dientes, alrededor de las encías y la lengua. El resultado de este proceso será un espeluznante aliento de recién levantado. No muy agradable para las personas que te rodean…

Publicidad

Además, las bacterias que causan olor y las partículas de alimentos pueden generar mal aliento si las dentaduras no se limpian adecuadamente. Por ejemplo, fumar o masticar productos a base de tabaco son unas de las clásicas causas del mal aliento. A su vez, son productos que manchan los dientes y reducen la capacidad gustativa de la lengua y el paladar. Es por ello que los odontólogos en todo el mundo exhortan -a toda costa- a sus pacientes a evitar el tabaco o cigarro.

Sin embargo, no es ninguna sorpresa decir que el tabaco es uno de los principales responsables del mal aliento. Ya que estos reducen el flujo de la saliva favoreciendo así la sequedad bucal.


Dejar de fumar no solo será bueno para tu salud, sino también mejorará tu aliento.


Mantener una buena higiene bucal es de suma importancia para eliminar las bacterias. Utilizar el hilo dental, cepillo de dientes y un antiséptico adecuado te ayudarán a combatirlas y tener un aliento agradable. Recuerda que al cepillarte los dientes no debes olvidar la lengua, ya que en ella encuentran muchas bacterias.

Causas del mal aliento: las enfermedades que ocasionan

Las causas del mal aliento pueden ser un signo de advertencia de la enfermedad de las encías. algunas enfermedades pueden esconder la razón de tu mal alientoLa enfermedad de las encías es causada por la acumulación de placa en los dientes. Las bacterias causan la formación de toxinas para formar, que irritan las encías. Si la enfermedad de las encías continúa sin tratamiento, puede dañar las encías y la mandíbula.

Publicidad

Otras causas dentales de mal aliento incluyen aparatos dentales mal ajustados, infecciones por levaduras de la boca y caries dentales (caries).

La condición médica de boca seca (también llamada xerostomía) también puede ser determinante. La saliva es necesaria para humedecer la boca. A su vez, para neutralizar los ácidos producidos por la placa y eliminar las células muertas que se acumulan en la lengua, las encías y las mejillas.

Si no se eliminan, estas células se descomponen y pueden causar mal aliento. La boca seca puede ser un efecto secundario de varios medicamentos, problemas de las glándulas salivales o respiración continua por la boca.

Muchas otras enfermedades y enfermedades pueden causar mal aliento. A continuación, hay algunas que debemos tener en cuenta: Infecciones del tracto respiratorio como neumonía o bronquitis, infecciones sinusales crónicas, gota nasal, diabetes, reflujo ácido crónico y problemas hepáticos o renales.

Recomendaciones para combatir el problema

mantén una buena higiene bucal para evitar el mal aliento

 

Practica una buena higiene bucal

Cepíllate al menos dos veces al día con pasta dental con flúor para eliminar los restos de comida y la placa. También después de comer y no te olvides de la lengua.

Asimismo, reemplaza tu cepillo de dientes cada 2 a 3 meses o después de una enfermedad. Algo que a veces omitimos es el hilo dental. Sin embargo, esto es sumamente necesario para eliminar las partículas de comida y la placa entre los dientes una vez al día.

Visita a tu dentista regularmente, al menos dos veces al año

Él o ella te realizará un examen oral y una limpieza dental profesional. Así podrás detectar y tratar la enfermedad periodontal, la sequedad de boca u otros problemas que pueden ser la causa del mal aliento.

Deja de fumar y masticar productos a base de tabaco

Puedes pedirle ayuda a tu dentista sobre cómo dejar el hábito. A su vez, conocemos los riesgos tan fatales de mantener este hábito. No solo para nuestra salud bucal sino para nuestro bienestar en general e incluso de quienes nos rodean.

Bebe mucha agua

Esto mantendrá tu boca húmeda. Masticar chicles o comer caramelos (preferiblemente sin azúcar), estimula la producción de saliva. Lo que ayuda a eliminar las partículas de alimentos y las bacterias.

Mantén un registro de los alimentos que comes. Si crees que pueden estar causando mal aliento, lleva el registro a tu dentista para que lo revise. Del mismo modo, haga una lista de los medicamentos que toma. Algunas drogas pueden desempeñar un papel en la creación de olores bucales.

Agrega algunas plantas a tu dieta. Empieza a utilizar y consumir hierbas aromáticas como el eucalipto, el romero, el perejil, la menta y la albahaca. Estas ayudan a eliminar todos los efectos que provoquen el mal aliento. Además de ello, estas plantas son excelentes para acelerar tu metabolismo y hacer que tus comidas sean más ligeras. Puedes optar, además, por empezar a incluirlas en tu recetas diarias. Estas beneficiarán tu salud y tu aliento.


Recuerda, todos detestamos oler un mal aliento. No te conviertas en esa persona que solemos evitar por tener este padecimiento. Toma conciencia del problema y atácalo con algunas de estas soluciones.

Más de Lailyn Buvat

¿Cómo emprender un nuevo proyecto? ¡Conoce las nociones básicas!

La sociedad ha evolucionado de forma gigantesca, y gracias a ello el...
Leer más