Amigdalitis y otras enfermedades que puedes evitar si sigues estos tips de limpieza bucal

cepillo de dientes sin bacterias

Tener el cepillo de dientes sin bacterias es esencial para no desarrollar diversas enfermedades bucales, pero pocas personas saben la gran cantidad de gérmenes que se encuentran entre las cerdas.

De acuerdo a una investigación realizada por la Universidad de Manchester, en Reino Unido, los cepillos de dientes tiene en promedio 11 millones de bacterias. Esto es ocasionado por las bacterias y de más elementos que tenemos en la boca junto con los microbios del ambiente que afectan nuestros instrumentos de limpieza.

Ver más: Enfermedades que generan los cepillos de dientes

Es común dejar el cepillo de dientes en el baño, pero ese lugar es donde se alojan la mayor cantidad de gérmenes. Y cuando tiramos la cadena del inodoro, las bacterias intestinales y fecales pasan al aire quedando “atrapadas” en el cepillo, ambiente ideal para que se desarrollen.

Las partículas y virus que más se encuentran en los cepillos de dientes son los de:  la gripe, herpes simple tipo 1, E. coli, estreptococos y estafilococos.

Las probabilidades de contaminación son más altas si el baño está mal ventilado. Ya que estos instrumentos personales de higiene generalmente se contaminan en tan sólo una semana y un mes después del primer uso. Y pueden portar varias bacterias peligrosas. Sin embargo, hay diversas opciones para mantener los cepillo de dientes sin bacterias, a pesar de los riesgos explicados.

Publicidad

Cómo mantener tu cepillo de dientes sin bacterias

cepillo de dientes sin bacterias

Antes de cepillarte los dientes es importante que te laves muy bien las manos. Esto reducirá la cantidad de bacterias que tienes y que puedes transferir al cepillo. Para ello se tiene que utilizar agua tibia y jabón.

Lavar el cepillo de dientes con agua caliente es otro paso esencial que tienes que realizar. Tras el cepillado moja las cerdas y con la ayuda de los dedos muévelas para eliminar los restos de comida y crema dental.

Si tiendes a guardar tu cepillo de dientes en un protector, es mejor que lo dejes secar antes. De lo contrario solo crearás un ambiente perfecto para la reproducción de las bacterias.

Para tener un cepillo de dientes sin bacterias, es necesario sumergirlo en un enjuague bucal antibacteriano.

Publicidad

También puedes disolver un comprimido para limpiar dientes en un vaso y colocar dentro el cepillo de dientes. Así lo mantendrás libre de bacterias, procura realizarlo cada 15 días.

Cambiar el cepillo de dientes es importante. Ya que no solo disminuirá su trabajo sino que eliminas las bacterias que se alojan. El tiempo es de tres meses, pero puede ser antes si las cerdas se deterioraron.

Otra razón para cambiar el cepillo de dientes es hacerlo después de tener gripe o alguna otra enfermedad. Porque al utilizarlo en esos días es normal que se llene de virus o bacterias.

Es una opción bastante obvia pero esencial, evita a toda costa compartir tu cepillo de dientes con otra persona. También es importante que ningún cepillo tenga contacto con otro.

¡Y listo! Mantener el cepillo de dientes sin bacterias se hará sencillo con estos tips.

¿Qué enfermedades da el mal uso del cepillo de dientes?

Todo lo que debes saber sobre el mal aliento

1. Virus de la gripe

El virus de la influenza, encontrado a menudo en los cepillos de dientes, es una enfermedad causada por el virus de ARN que infecta el tracto respiratorio. Los síntomas de la gripe incluyen fiebre, tos, dolor de cabeza y fatiga. Algunas personas desarrollan dolor de garganta, vómitos y diarrea.

2. Herpes simple I

El virus del herpes simple I causa infección que puede afectar a la boca, cara y la piel. Muchos pueden tener el virus sin presentar síntomas. Pero en algunos se desarrollan ampollas que aparecen cerca del área donde entró al cuerpo.

En el caso de un cepillo de dientes, esto significa en y alrededor de la boca. Las infecciones de herpes tienden a repetirse hasta una vez al mes, depende de cada persona.

3. Las bacterias estreptococos

Las infecciones ocasionados por esta bacterias pueden ser desde leves y causar dolor de garganta, a graves y llevar a la muerte con infecciones como la fascitis necrotizante o gangrenosa.

Existen más de veinte tipos de bacterias estreptocócicas. Pero el grupo A, que afecta la piel y la garganta, es el que normalmente se puede localizar en el cepillo de dientes. Este tipo causa la faringitis estreptocócica e infecciones leves de la piel como el impétigo.

El tipo A puede causar problemas más graves si se profundiza en el cuerpo. Y puede conducir a la meningitis o la neumonía.

4. Gingivitis

 

La gingivitis es una forma común y leve de enfermedad de las encías (enfermedad periodontal) que causa irritación, enrojecimiento e hinchazón (inflamación) de la boca. Sobre todo en la parte de la encía que rodea la base de los dientes.

Es importante tomar en serio la gingivitis y tratarla de inmediato. Ya que puede llevar a una enfermedad de las encías mucho más grave llamada periodontitis y pérdida de dientes. Para proteger la boca debes mantener runa excelente higiene. Y esto comienza por tener un cepillido de diente sin bacterias.

La causa más común de esta enfermedad es una higiene bucal deficiente, como explicamos anteriormente. Sin embargo, los buenos hábitos de salud bucal, como cepillarse al menos dos veces al día, usar hilo dental a diario y realizarse exámenes dentales regulares, pueden ayudar a prevenir y revertir la gingivitis.

5. Amigdalitis

Las amígdalas son los dos ganglios ubicados a cada lado de la parte posterior de la garganta. Funcionan como un mecanismo de defensa. Por eso, ayudan a prevenir la infección de su cuerpo. Cuando las amígdalas se infectan, la condición se llama amigdalitis. Quienes sufren de este tipo de padecimientos constantemente entienden lo fundamental que es la salud bucal. Y eso implica -en parte- mantener el cepillo de diente sin bacterias.

La amigdalitis puede ocurrir a cualquier edad y es una infección común en la infancia. Esto debido a la poca higiene que se suele tener entre los 5 y 12 años. La mayoría de las veces se diagnostica en niños desde la edad preescolar hasta la mitad de la edad.

Los síntomas incluyen dolor de garganta, inflamación de las amígdalas y fiebre. Esta es una de las infecciones más comunes y debe ser tratada con antibióticos de inmediato. Ya que estas bacterias pueden afectar toda la garganta, la boca y parte del estómago.

Más de Lailyn Buvat

¡Mejores PAÍSES LATINOS para ir de vacaciones en Spring Break!

Desde México hasta Argentina, ¡la diversión estará garantizada!
Leer más