Bethann Hardison: diversidad racial en las pasarelas

Bethann Hardison fotografiada por Bruce Weber en el Central Park. Foto: Twitter @BethannHardison

Abrió el camino a modelos negras como Naomi Campbell. En la década de los años ’60 desfiló por las pasarelas más sofisticadas de Nueva York. Hoy la exmodelo Bethann Hardison es una activista que, obstinada, insiste en que la moda no es cosa de rubias.

Hace solamente un año, los expertos que trabajan desde hace décadas en el mundo de la moda de Nueva York y tienen un talento único para descubrir promisorias modelos –rubias, morenas, negras y latinas- pusieron tal grito al cielo que su eco resonó mundialmente. Hardison escribió una carta pública a la industria de la moda que comenzó un diálogo sobre el tema. Y, por primera vez, grandes casas de la moda de París, Milán, Londres y Nueva York fueron señaladas públicamente, una por una, por no haber convocado ni a una modelo negra en sus desfiles.

Ver más: Modelos fuera de lo común desfilaron en el #NYFW

Condenados por la implacable picota mediática, muchas de estas marcas (Prada, Céline, Calvin Klein, Lanvin, Jil Sander) tuvieron que rectificar sus preferencias cromáticas. La temporada siguiente, en febrero, el número de modelos negras y latinas, que antes era cero, aumentó a al menos cinco de 30.

“Bethann es poder, y la gente escucha lo que tiene que decir”, dijo a la AFP Diane von Furstenberg, presidenta de la CFDA (Consejo de Diseñadores de Moda de Estados Unidos), una organización que le entregó a la modelo un premio en junio por su compromiso. “La respuesta ha sido buena”, reconoció simplemente Bethann Hardison, vestida con una chilaba oscura de lino fino y un discreto brazalete en el tobillo, en el aplastante calor de una tarde de verano en Nueva York. Toda su vida, o casi, Bethann –que aún se reserva el misterio de su edad– se ha dedicado a ser portaestandarte de la diversidad. Ya en 1973 era una de las 11 modelos negras que representaban a Estados Unidos en el mítico campo de batalla de Versailles.

“Ella tenía esta cosa salvaje, esta actitud imperial”, recuerda con emoción Bill Cunningham, fotógrafo de moda del New York Times. “Una vez lanzó una mirada tan increíblemente fiera sobre las coronadas cabezas de Europa que… ¡quedaron aterrorizados!”. En su casa, una pared cubierta de pinturas haitianas y mexicanas celebra a la mujer que recibe a sus visitantes entre obras de sus amigos Jean-Michel Basquiat y Keith Haring.

Publicidad

Una mujer con influencia

Sus grandes ojos negros, que en su tiempo fueron celebrados por el fotógrafo de moda Bruce Weber cuando la exobrera textil de Manhattan aprendía a posar ante el objetivo, brillan ahora con ligera fatiga pero aún algo de orgullo. “Un editor de moda me dijo que ahora ya no eres ‘cool’ si no tienes chicas de color en tu publicidad”, contó.

Pero Hardison no logró esto de la noche a la mañana. En 1989, para homenajear a las modelos negras, fundó la Black Girl Coalition, junto a otras supermodelos como Iman y Naomi Campbell. En 1993, la coalición dio el primer golpe a las marcas de moda, cuyas publicidades no representaban la diversidad de la población.

Naomi Campbell. Foto: AFP
Naomi Campbell. Foto: AFP

“Tomamos por costumbre dialogar sobre estos temas” y llamar la atención del público, recuerda Naomi Campbell en una entrevista con la AFP. Pero la “top model”, quien se inició en la carrera bajo el ala de Hardison como “una segunda madre”, a menudo tuvo que hacer frente “a falsas promesas”.

“Cuando (Hardison) cerró su agencia en 1996, el mundo del modelaje comenzó a perder gradualmente su diversidad”, contó Kim Hastreiter, redactora en jefe de la revista Paper. Poco a poco la tendencia ha prácticamente uniformizado otra vez a las modelos. Se impuso la raza blanca.

Publicidad

La culpa, según Hardison, fue de las elecciones estéticas de diseñadores como Miuccia Prada, deseosa de eliminar la individualidad del modelo para que la atención se centre en la prenda. Surgió entonces la idea de señalar con el dedo y públicamente a los grandes modistos que carecen de diversidad en sus propuestas. Ahora, después de tantos años, Bethann considera que quien la sucederá en esta labor es, simplemente, el propio mundo de la moda en sí.

AFP

Más de Equipo Emedemujer