Cómo iniciarse en la meditación

Imagen: huffingtonpost.com

Vivimos en mundo frenético donde la depresión, el estrés y la ansiedad son cada vez más comunes. Cuando sentimos que nuestra capacidad para controlar las emociones se vuelve escasa, es necesario encontrar una disciplina que aporte paz mental. La meditación es una práctica ideal para sanar y reflexionar internamente y se puede hacer en cualquier momento y en cualquier lugar. Aprende a iniciarte en la meditación con estos sencillos pasos.

 

Ver más: Cómo iniciarse en la meditación

La meditación es una herramienta muy efectiva para desestresarse y encontrar la paz interior,  para analizar sobre un paso que debemos dar y hasta mejorar problemas de salud como el síndrome del intestino irritable, la fatiga y el dolor crónico. Sin embargo, al iniciarse en la meditación es necesario resaltar que los beneficios se obtienen y aumentan con la práctica, por lo que se recomienda ser constante.

 

¿Estás lista? Entonces siéntate en una habitación tranquila, con una temperatura agradable y en una posición cómoda: ¡vamos a empezar!

Publicidad

1. Cierra tus ojos y concéntrate en un objeto o imagen, puede ser la llama de una vela, un camino verde en la montaña, el mar.

2. Comienza a concentrarte en tu respiración, pon suma atención al aire que entra y sale de tu cuerpo, la velocidad con la que respiras, cómo se llenan tus pulmones y diafragma de aire puro y nuevo. Inhala por la nariz, exhala por la boca.

3. Deshazte de la tensión de tus músculos, empieza de arriba hacia abajo, primero la mandíbula, luego los hombros, los brazos, caderas etc. hasta estar totalmente relajada.

4. Elige un mantra, palabra, sonido, visualización o afirmación positiva que tenga un significado para ti. Repítela en voz baja y rítmicamente, si deseas solo puedes repetirlo en tu mente.

5. Es normal que aparezcan pensamientos aleatorios, no dejes que te distraigan. Aunque no puedes evitar que aparezcan estos pensamiento, marca distancia entre ellos y tu mente, no dejes que avancen, preferiblemente intenta observarlos. Si te distraes, no pasa nada, retoma el ritmo y continúa, no desistas.

Publicidad

6. Se acostumbra a meditar todos los días durante mínimo 10 minutos.

7. Para finalizar, regresa poco a poco, no lo hagas de golpe. Retoma la conciencia de cada parte de tu cuerpo, de tu respiración. Abre lentamente tus ojos y estira tus músculos. ¡Haz meditado!

 

Más de Equipo Emedemujer