¡6 veces en las que Meghan y Harry rompieron el protocolo real durante la boda!

Meghan y Harry rompieron el protocolo innumerables veces

Cuando se trata del protocolo real, los recién casados no siempre siguen las reglas. Harry siempre ha sido un rebelde, acostumbrado a no hacer las cosas como se hacen habitualmente. Y hoy, en el día de su boda, Meghan y Harry rompieron el protocolo y algunas de las tradiciones matrimoniales reales más importantes.

Meghan y Harry rompieron el protocolo real el día de su boda
¡El estilo poco convencional de la pareja se reflejó en todo momento!

Meghan y Harry rompieron el protocolo unas cuantas veces más

1. Se casaron un sábado

Las bodas reales se celebran tradicionalmente entre semana, y ese día se concede un día festivo nacional. Kate Middleton y el príncipe William se casaron el 29 de abril de 2011, que era viernes. Dado que Harry y Meghan eligieron casarse el sábado 19 de mayo, no se consideró un día de descanso para los ciudadanos británicos.

Ver más: ¡El padre de Meghan Markle no asistirá a la boda real!

2. Harry observó a Meghan caminar todo el camino por el pasillo

Meghan y Harry rompieron el protocolo real mientras la novia caminaba al altar

En la cultura nupcial estadounidense, es tradicional que el novio mire a la novia caminar hasta el altar. Sin embargo, Myka Meira, de Beaumont Etiquette, dijo a Good Housekeeping: “En una boda británica, el novio y su padrino se mantendrán con la vista al altar mientras la novia camina por el pasillo. Él no no debe a mirarla hasta que ella esté a su lado“.

Esto definitivamente no pasó y Harry no pudo quitar ni un segundo su mirada de Meghan. Mientras que el príncipe William mantuvo la tradición. Solo miró hacia delante cuando Kate Middleton estaba caminando por el pasillo.

Publicidad

3. Eligieron un sabor no tradicional para su pastel de bodas.

En marzo, el Palacio de Kensington anunció que Claire Ptak estaría haciendo el pastel de bodas de Meghan y Harry.

En cuanto al sabor, el palacio tuiteó: “El príncipe Harry y la Sra. Markle le han pedido a Claire que haga una torta de flor de saúco de limón que incorporará los brillantes sabores de la primavera. Estará cubierta de crema de mantequilla y decorada con flores frescas”. ¡Yum! Y de esa misma manera fue.

Publicidad

Sin embargo, es una tradición milenaria que para una ocasión real especial. Ya sea una boda o un bautizo, se celebra con pastel de frutas. Un postre hecho con frutas confitadas o secas, nueces y especias. A pesar de estar hecho con limones, la torta de Meghan y Harry no encaja del todo en el protocolo.

El pastel se sirvió en la recepción. Las manos de Ptak sirvieron la torta con jarabe de flor de saúco fabricado en la residencia de la Reina en Sandringham con árboles de flor de saúco propios de la finca. Así como un bizcocho ligero de limón formulado exclusivamente para la pareja.

4. Harry lleva un anillo de bodas, y no es oro galés

A diferencia de su hermano que no usa un anillo de bodas, el Príncipe Harry lleva uno. Es tradicional que las novias de la familia real usen anillos de oro galeses, pero Harry tiene un platino texturizado.

5. Un obispo estadounidense dio el sermón de la boda

El obispo Michael Curry de la Iglesia Episcopal dio el sermón durante la ceremonia. Por lo que se convierte en el primer obispo estadounidense en dar sus palabras durante una boda real. Una vez más, Meghan y Harry rompieron el protocolo por todo lo alto.

Curry habló principalmente sobre el amor, e incluso citó a Martin Luther King Jr. en su discurso.

6. De la música se encargó un violonchelista

Tradicionalmente, se toca un órgano durante las bodas reales, pero la pareja optó por tener al violonchelista Sheku Kanneh-Mason. Esto le dio un toque very dreammy al momento.

Según CNN, “los ricos tonos del violonchelo interpretados por el galardonado joven músico Sheku Kanneh-Mason nuevamente enfatizaron el deseo de la pareja de romper el molde“.

A pesar de que Meghan y Harry rompieron el protocolo en innumerables ocasiones, también han honrado una serie de otras tradiciones matrimoniales reales. Entre ellas, hacer un anuncio oficial de compromiso, hacer que la novia se ponga una tiara el día de su boda y hacer que Meghan use un anillo de bodas de oro galés en el altar.

Dado que Harry es el sexto en la fila para el trono, puede darse el lujo de romper algunas tradiciones y estamos seguros de que los recién casados ​​seguirán rompiendo muchas más reglas en el futuro.

Más de Deniz Grey Caballero