Qué es el Pink tax y por qué nos afecta

Generalmente cuando compramos productos de belleza o de higiene nunca nos enfocamos cuál es la diferencia entre el precio de los hombres y el de las mujeres

11 formas de ahorrar dinero

Ver más: Cuáles son las profesiones en que las mujeres ganan más que los hombres

Resulta que un nuevo estudio realizado por la Universidad de California asegura que las mujeres estadounidenses tienden a pagar 1.351 dólares al año más por la versión femenina de productos similares masculinos.

Este fenómeno global tiene por nombre “Pink tax” (tasa rosa) o “Woman tax”, y es definido por organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, como el sobreprecio que pondera productos de consumo diarios destinados únicamente a las mujeres.

El Departamento de asuntos del consumidor de la ciudad de Nueva York inspeccionó más de 800 productos y halló que el 42% de ellos las mujeres tienden a pagar más por los mismos artículos que los hombres.

Publicidad

Este fenómeno no es nada nuevo en Europa, ya que la asociación francesa Georgette Sand lleva más de un año denunciando los casos que encuentre en mercados o tiendas por el sobreprecio hacia las mujeres, animando a sus seguidores a subir las fotos junto con la etiqueta #womantax.

Esto causó tanta polémica que la Asamblea francesa se encuentra investigando sobre el tema. Lo mismo está ocurriendo en Gran Bretaña, luego que el Parlamento planteara el asunto tras una investigación realizada por The Times.

La revista Consumer Reports en 2010 realizó un estudio de varios productos farmacéuticos y descubrió que las versiones femeninas llegaban a costar un 50% más que el de los hombres.

Cómo ahorrar dinero con la pareja

No es ningún secreto que las mujeres pagan más por productos personales, por ejemplo, las afeitadoras estas pueden costar casi el doble del precio de las de hombres. ¿Entonces por qué no dejamos las rosadas y compramos las azules?

Publicidad

“El hecho de que un producto sea ‘exclusivamente para mujeres’ hace sentir especial a la consumidora, ya que piensan que está hecho únicamente para ella”, explica Emily Spensieri, presidente del Female Engineered Marketing.

Este fenómeno puede que sea muy difícil de detener, pero una forma para enviar un poderoso mensaje a las grandes compañías es dejar de comprar productos rosados y optar por el de los hombres.

“Las mujeres necesitan hacer un llamado a las compañías y ponerles presión con sus productos para que igualen los precios”, aseguró Jenn Steel, directora de marketing de Indix.

Más de Yessica Mardelli