¿Quién fue Oribe Canales y por qué Hollywood llora su partida?

Por qué oribe canales era famoso

Uno de los estilistas más queridos del mundo de Hollywood ha partido. Canales Oribe falleció este lunes 17 de diciembre, dejando a muchas celebridades con el corazón roto. A medida que el mundo se lamenta, es momento de aprender más sobre este icónico hairdresser.

Oribe Canales, de 62 años falleció en las primeras horas del lunes. La muerte del hombre que trabajó con algunas de las supermodelos más grandes de finales de los 80 y 90 – de Cindy Crawford a Naomi Campbell y Linda Evangelista.

Ver más: Falleció el diseñador de moda Oscar de La Renta

El peluquero de origen cubano se convirtió en uno de los profesionales más influyentes en el mundo de la moda y la belleza, responsable del estilismo del cabello que rivalizaba con la ropa. That awesome he was…

Mary Greenwell fue la primera en comentar sobre la noticia. “Era un peluquero brillante y simplemente adorado por todos”.

“Me siento devastada al escuchar que mi querido amigo y compañero de trabajo ha fallecido. “ORIBE fue uno de los grandes peluqueros “originales” cuyo estatus icónico creció junto a las supermodelos de los 80 ‘y 90′”, comentó Greenwell.

Publicidad

Publicidad

Ese amor se demostró rápidamente con tributos de celebridades como Christie Brinkley, Andie MacDowell y las muchas modelos para las que diseñó a lo largo de los años. So… who was he? ¿quién era este estilista de estrellas?

¿Quién fue Oribe Canales, el estilista que conquistó a los famosos con su trabajo?

Formó parte de la historia de migración cubana

Era un inmigrante cubano que creció en el sur. Nacido en Jaruco, Cuba en 1956, Oribe emigró a los Estados Unidos con su familia cuando era un niño.

“Nací en Cuba y me mudé a Carolina del Norte en la década de 1960”, reseñó Hollywood Life. “Tuve una educación sureña muy agradable y feliz con padres maravillosos”.

Sin embargo, el estado de Tar Heel no iba a satisfacerlo por mucho tiempo “Era un gran soñador, atraído por el glamour de las películas. Pensé que quería ser actor. Así que me mudé a la ciudad de Nueva York y conseguí un trabajo en un club llamado Blue Angel. Era francés y tenía bailarines, pero a menos que fueras la estrella del espectáculo, que yo no era, eras un servidor. Serví ensaladas y postres”.

Oribe abrió su primer salón en 1991

“Comencé a trabajar en un lugar de peluquería que un amigo tenía en Nueva York”, dijo Canales a PEOPLE en 1991. Luego, por cercanía, vio que los peluqueros ganaban mucho dinero y para él “no parecía tan difícil”.

Oribe se unió a Garren como asistente. “Estaba en Vogue y pensé: ‘¿Por qué no?’ Tuvimos que vestirnos con este loco color beige, era realmente extraño, pero genial, como una fiesta de burdel masculino”, contó Oribe Canales.

Después de dejar el empleo de Garren, Oribe trabajó con Leslie Blanchard para aprender a hacer color. “Realmente aprendí mucho sobre cómo trabajar con el cabello teñido”. Y desde que era joven, Leslie siempre me regalaba las estrellas de cine “.

Regresó a Garren. Lo que le ayudó a obtener su primer crédito editorial, que fue una sesión de fotos para GQ. “Para mi primera cubierta grande y fabulosa, cubrimos la cara de la modelo con cabello. No podías ver su cara en absoluto. Fue la cosa más grande que me ha pasado ”.

Así comenzó a trabajar con el fotógrafo Steven Meisel y con los artistas de maquillaje François Nars. Lo que lo llevó a trabajar con grandes nombres en el mundo del modelaje. “Si vieras las imágenes de la época, morirías. Son tan icónicos, con Christy Turlington, de 14 años, Naomi Campbell, Linda Evangelista y Steven, que tienen a todos tocando el baile “, dijo a Into The Gloss.

“Fue simplemente espectacular. Trabajamos y jugamos muy bien juntos, éramos como una familia ”.

Con su creciente fama y fortuna, Oribe abrió su primer salón de belleza en el Upper West Side de Nueva York a principios de los noventas.

Tenía un cliente favorito

“Christy Turlington siempre fue mi favorita”, dijo a la revista Real Style en 2013. “Ella fue tan espectacular”. Y sigue si siéndolo.

Por ello, en 1992, diseñó postizos para las galerías del Instituto de Trajes del Museo Metropolitano de Arte, que presentaban pelucas diseñadas con maniquíes que se parecían a Turlington.

Oribe Canales fue el primero en traer al mercado productos de lujo para el cuidado del cabello

En 2008, el año en que nació la marca Oribe podías encontrar los productos para el cabello en salones o en tiendas minoristas (piensa en tu tienda promedio de grandes almacenes). No había un punto medio. Entonces, ahí es donde el trío vio el potencial para una nueva marca de cuidado del cabello.

“No había nada en el medio, nada de lujo”, explicó su socio Daniel Kaner. “Este fue el espacio para una marca que servía al profesional, pero es lo suficientemente grande como para que un consumidor pruebe y pruebe de todo”.

Por lo tanto, el lujo estaba incrustado en el ADN de la marca y había estado presente desde el principio.

“Reinventó los productos para el cuidado del cabello, brindando lujo y exceso a los artículos que en otras manos eran básicos en farmacias”, recordó Linda Wells.

“¿La laca para el cabello en la lata dorada y negra con un aroma desarrollado por Givaudan? Era casi fetichista. ¿Y cuándo es la laca para el cabello, realmente eso?”, añadió Wells.

Años más tarde, su Dry Texturizing Spray sigue siendo considerado uno de los mejores productos de estilo de todos los tiempos, codiciado por estilistas de todo el mundo.

“Creo que su legado será que fue uno de los mejores talentos en peluquería”, dijo Garren. “Adaptó su peluquería según los tiempos. A lo que estaba pasando en la moda. Y realmente trabajó duro y ganó quién era, y eso es indicativo del hecho de que era capaz de permanecer en la cima durante tanto tiempo”, agregó.

El trabajo de Oribe Canales fue muy desafiante e interesante. Pudo hacer cosas increíbles, como trabajar con Domenico Dolce y Stefano Gabbana en sus campañas. Y no fue del todo eso lo que lo hizo genial, sino que destacó entre tantos estilistas que empezaban surgir para el momento.

Así, en poco tiempo estuvo trabajando con todas las principales revistas de moda y se convirtió en un elemento detrás del escenario en los desfiles de moda más grandes de la década, incluidos Versace, Chanel y Thierry Mugler.

Lo hizo todo; todos esos locos, peinados tricolores de Versace estaban en manos de Canales.

“Soy mi crítico más duro. Mi papá me dijo: “Nunca digas que no sabes cómo hacerlo, solo inténtalo”. Y siempre lo hice. Presiono y trabajo en algo hasta que lo hago bien “, expresó en una entrevista en HL.

Más de Deniz Grey Caballero