Todos tenemos un rol en la familia moderna: la corresponsabilidad de trabajar juntos

rol en la familia moderna

La estructura familiar ha ido cambiando con el tiempo. Los cambios sociales que se han realizado en este siglo han abierto paso a un rol en la familia moderna más igualitario en cuanto a la distribución de funciones dentro y fuera del hogar. Podemos decir que la mujer ha salido al mundo laboral y el hombre ha entrado al mundo doméstico.

Sin embargo, este reajuste tiene sus dificultades. Muchas familias modernas tienen, como parte importante de sus desencuentros, un desequilibrio en la distribución del trabajo doméstico.

Ver más: Personalidades que tienen las madres

¿Cómo es el rol en la familia moderna?

No es una batalla

rol en la familiaUna de las razones por las que no se logran acuerdos en la distribución de roles es porque se ve el trabajo doméstico como un castigo. Y ha entrado en una batalla por escapar de él.

Encontramos entonces parejas que pasan la vida midiendo y contando los segundos de trabajo que dedicaron al hogar. O tratando de cobrar con intereses las labores realizadas.

Esta situación de batalla genera malestar en la pareja y en la familia en general. Porque dejamos de sentirnos como un equipo para convertirnos en rivales y sobre todo en jueces. Y estos no son capaces de determinar el valor del trabajo ajeno.

Publicidad

¿Cómo acabar con esta actitud?

Solo asumiendo que el trabajo del hogar no es un castigo. Aunque a veces pueda ser incómodo e ingrato, estamos cuidando NUESTRO hogar y estamos haciéndolo por las personas a las que más queremos. Si internalizamos esta idea podemos aceptar que, aunque no es el trabajo más glamoroso, es el que debemos hacer con más amor. Pues se benefician las personas que más amamos.

Los hijos también participan

rol en la familiaEn los diferentes estudios sobre el rol en la familia moderna, se asume que la distribución de actividades se hace solo entre marido y mujer. Sin embargo, es importante comprender que la verdadera corresponsabilidad se da cuando TODOS los miembros de la familia.

Y esto es que son capaces de implicarse en el desempeño de las labores necesarias para mantener el hogar.

Mientras los hijos van creciendo, es esencial reconocer que tienen mucho que aportar a la vida familiar. Estos encargos y labores, además de aliviar la carga de tareas domésticas a los padres, les enseñan a pensar en los demás. Y además, a ser independientes, con capacidades de liderazgo en cualquier lugar.

Publicidad

Mientras los hijos van creciendo, también debe aumentar el sentido de responsabilidad en el hogar

rol en la familiaEs necesario que sientan el agradecimiento por lo que han recibido. Y deben entender que una manera de retribuirle a los padres el esfuerzo que han hecho por educarlos, es ir asumiendo poco a poco más responsabilidades.

Esto va desde sus gastos personales, en el cuidado y limpieza de sus cosas y su espacio.

No le hacemos ningún bien a nuestros hijos cuando tratamos de quitarles algún rol en la familia. Más bien, los estamos privando de aprendizajes que les servirán en un futuro para ser independientes. Muchas veces sin querer con nuestra actitud estamos perpetuando la idea de que el trabajo en el hogar es un castigo y que solo le toca a uno de los miembros de la familia.

El tema de la corresponsabilidad y rol en la familia moderna se resolverá cuando entendamos que, como todo en el núcleo, es cuestión de amor.

Si nos queremos los unos a los otros lo suficiente, seremos capaces de pensar correctamente. Además, sabremos las labores que realizamos dentro del hogar. Y esto será visto como pequeñas muestras de amor que hacemos por los demás.

No será entonces cuestión de cuántos pañales cambió uno, ni de cuantos platos lavó el otro. Sino que podremos realizar una repartición justa de labores, en la que pensemos en el otro.

Esto va desde sus gustos, sus aportes y su tiempo. El punto es que todos nos sintamos miembros de un equipo en el que todos colaboramos, porque nos queremos.

Más de María Verónica Degwitz