Yo Inmigrante de Rayma Suprani agudiza la emocionalidad del venezolano en Madrid

Yo Inmigrante, exposición de arte en InCasa Studio
"Yo Inmigrante" y Rayma Suprani llegaron a Madrid gracias a Imago Art In Action

Emocionalidad. Esa es la palabra que te invade cuando te encuentras frente a las 38 obras hechas por Rayma Suprani de Yo Inmigrante.

Serás capaz de conectarte con cada una de las caricaturas expuestas en InCasa y con un nudito en la garganta recorrerás la sala, eso es seguro. Tendrás en mente a la persona que se encuentra a cientos o miles de kilómetros con la que quisieras compartir ese sufrimiento, dolor, tristeza o alegría que te está transmitiendo el dibujo de enfrente.

Ver más: Los libros de Harry Potter te ayudan a ser mejor persona

“Esto me recuerda a Isabel”, o María, Carlos, Augusto, es lo que probablemente escuches entre los visitantes del bajo, número 5 de calle Villanueva, Madrid.

Esta exposición es la traducción de la emocionalidad de ser inmigrante. También de convertirse en un caminante del mundo. Una persona que crece en la adversidad y que trata de aportar a su país desde cualquier lugar donde se encuentre.

De Miami a Madrid

El proyecto Yo Inmigrante empezó en el Sur de la Florida durante el mes de noviembre de 2018 y ahora se da una vuelta por Europa. En palabras de Rayma, es una exposición emocional y no intelectual. A su vez, la describe como una terapia gráfica de su propia experiencia y proceso de migración.

Publicidad

“Hubo un momento en el que sentí que había muchas cosas por decir, entender y por dibujar”, explicó.  Suprani empezó un camino de desarrollo por medio de la caricatura para comprender su emocionalidad y lo que le estaba ocurriendo; la resistencia, el arraigo y los cambios.

Yo Inmigrante de Rayma Suprani en Madrid, Imago Art In action

Al preguntarle a Rayma, cuál es la imagen más representativa para ella, ocurre lo mismo que al preguntarle a un espectador. Son varias. Todas tienen un sentido, una función.

“Todas arman un viaje personal y cada quien debe hacerlo como experiencia individual. Pero al mismo tiempo lleva a valorar la vida, las cosas buenas y el viaje. También lleva a entender que estás sintiendo esa soledad del inmigrante”.

Algunas obras son de las vivencias de la caricaturista, mientras que otras son sacadas de terceras personas. Es una combinación. Pero sí te marcan, porque sientes que sí se representó lo que sentías o estás sintiendo.

Aunque no hay una obra favorita para Rayma en particular, sí hay una mención especial.  “Me gusta mucho la del “torero a todero” porque es esa dualidad del día a día. Hoy estamos haciendo esto, mañana hacemos lo otro. Estamos siempre tratando de sacar adelante un proyecto desde cero y eso es el volver a empezar, y eso es lo que significa ser inmigrante”.

Publicidad
Hay para todos… Hay una pieza que es una persona que está hablando por teléfono y dice “extraño mi calle, extraño mi ciudad”. Entonces le preguntan sus amigos que dónde está, y él contesta “en mi país”.

Definitivamente, es una pieza que está dedicada a la gente que sigue en Venezuela. Esa gente que todavía resiste en nuestro país.

Yo Inmigrante se da en medio de un escenario de xenofobia, sobre todo en Latinoamérica hacia distintas nacionalidades.

– ¿Qué valores quisiera rescatar Rayma de esa situación, y qué mensaje, qué reflexión compartiría en este contexto?

Hay que saber separar, desvincular, la palabra, “inmigrante” de la palabra “criminal”. Emigrar no es un crimen, es un acto humano. Además, una acción que el mundo ha visto y sufrido desde hace muchos años. Incluso de las épocas bíblicas con los éxodos.

Suprani quisiera que se trate de crear conciencia de que el migrante es un ser valioso, que es una persona que es justa, que busca un nuevo comienzo y desea proteger a su familia.

Sin embargo, la artista venezolana hace hincapié en que el emigrante venezolano es una persona está huyendo del horror, de regímenes totalitarios, de torturas, de pobreza, de una cantidad de factores que lo han obligado y que lo han llevado a buscar alternativas en otros países.

¡Y ahora en Barcelona!

Desde el 15 de octubre hasta el 15 de noviembre, Yo Inmigrante estará en Barcelona gracias a Imago Art In Action. Aunque podremos seguir disfrutándola en Madrid hasta el 30 de este mes.

A donde sea que vaya este proyecto y en la sala en que se encuentre te dejará una sensación de haberte reencontrado contigo mismo. La introspección que genera te sienta de cabeza en tu realidad.

En otras palabras, nos grita a ti venezolano, inmigrante o español que el inmigrante es un individuo que sufre y que necesita volver a poner su vida en equilibrio, que no es una amenaza.

“El inmigrante es alguien que culturalmente puede aportar y que se va a fusionar con la nueva cultura”, nos dijo Rayma.

Suprani se lleva de Madrid muchas alegrías, sonrisas, calidez y llanto. Lo mismo que deja Yo Inmigrante en la ciudad.

Yo Inmigrante se deja ver como un proceso hermoso de acompañamiento que todos merecemos tener y para Rayma es un privilegio que pueda suceder en el marco de esta exposición.

“Estamos “renaciendo”, y cuando uno nace llora, porque si no lloras no estás vivo. Entonces eso es algo bueno”. Así que si se te escapa una lágrima frente a las caricaturas, tómalo como una cura para alma.

– ¿ Hacia dónde quiere llegar Rayma con Yo Inmigrante ?

“Yo quiero que llegue a traspasar un poco la conciencia del venezolano, del migrante, de la diáspora. Que podamos entender la tragedia que vivimos para poder darle una vuelta útil a través de una esperanza”.

Es decir, la esperanza de la acción. No la esperanza tonta, sino una del día a día, de construir cosas mejores, de crear, de ayudarnos entre nosotros mismos y también a los demás.

Cada una de las piezas son obras originales, piezas de grafito y tinta en diferentes formatos. Todas están a la venta en las instalaciones donde está la exposición tanto en Madrid como Barcelona. Próximamente también estarán en la página web para todos aquellos que no se encuentran en España puedan verlas o adquirirlas.

Por lo que ese Yo Inmigrante, con gran seguridad va ir llegando a nuevos rincones.

Más de Deniz Grey Caballero